Archivo de la etiqueta: HUMOR POLÍTICO

Hola, Balcarce

balcarce-macri-presidencial-facebook-mauricio

Sos el perro del Presidente, con perdón de la expresión. Ya te vimos sentado en el sillón de Rivadavia.

Por lo tanto, querido Balcarce, me imagino que ya te movés cómodamente por toda la Casa Rosada, accedés a los despachos, los granaderos te acarician y, aunque sos un perro, debés tener alguna influencia en el gobierno de Cambiemos. Más que los radicales, seguro.

Leí tu historia. Te rescataron de un baldío y te llevaron a vivir a la sede del PRO. No egresaste del Newman, no fuiste a la universidad, no hiciste un master, no dirigiste una empresa ni tenés ninguno de los méritos que tienen los funcionarios del gobierno. Pero me parece que tenés más calle que todos ellos juntos.

Por eso creo que podrías darles una patita en aquellas cosas en las que andan medios flojos por falta de potrero. ¿Me entendés, Balcarce?

Por ejemplo. Como vos bien sabés, en el Congreso ahora están las famosas sesiones extraordinarias en las que sólo pueden tratarse iniciativas enviadas por el Poder Ejecutivo. O sea por tu amo.

Pero los chambones que lo rodean (a tu amo) no tuvieron mejor idea que mandar una ley para bajar el impuesto a las Ganancias sin tener negociados los votos para aprobarla. Diciembre. Iban 40 del segundo tiempo. ¿Hacía falta, papi?

Yo entiendo que ahora todos somos muy democráticos, amplios, dialoguistas, buscamos los consensos y todo eso. Pero tampoco comamos Dogui de vidrio, Balcarce.

Vos sabés de lo que estamos hablando. Vos pasaste noches a la intemperie. Tuviste hambre. No sos un Prat-Gay ni un Lopetegui. Sos Balcarce, el de las pulgas. El que se bancó el moquillo y ahora llegó a la cima. Vos entendés. ¿Qué necesidad tenían de arriesgar esa bocha en el área?

Ya te habrás enterado por los gritos en los pasillos de la Rosada que la oposición tiró a la basura el proyecto oficial, se abrieron las puertas del tren fantasma y aparecieron Kicillof, Recalde y todos los perros que se fueron hace un año, abrazados con Sergio Massa y su gente. Todo juntitos con un proyecto que reduce aún más el alcance del impuesto a las Ganancias y le hace un boquete al presupuesto de Macri que ellos mismos ya habían aprobado.

¿Te das cuenta, Balcarce? Los mismos tipos que durante doce años se negaron a discutir el tema Ganancias y la modificación de las escalas, ahora les agarró un ataque de sensibilidad social. Se lo descontaban hasta a las maestras de primaria. Posta.

Obviamente, todo esto no lo hicieron para ayudar a la gente sino para joderlo a Macri. Imaginate que si el tipo se pasó la campaña prometiendo al pedo la eliminación de Ganancias, si ahora pudiera lo haría. No es tan chambón. Pero sabés perfectamente cómo es lo del déficit fiscal, no te lo voy a andar explicando a vos, Balcarce.

Sin embargo, el punto clave para arreglar esto es que, como es un impuesto coparticipable, si se aprueba como lo escribió Kicillof las provincias dejaría de percibir 20.000 millones de mangos. ¿Me seguís, Balcarce?

O sea que lo que es lindísimo para los diputados peronistas pasa a ser espantoso para los senadores peronistas que representan a las provincias y ahora se enfrentan a un dilema: ¿aprobamos la ley y nos quedamos sin guita o la rechazamos y nos repartimos los 20.000 palos?

Pero mientras los senadores se mataban pensando cómo la iban a resolver, salió tu Vicepresidenta Michetti por televisión avisando que si la ley se aprueba, Macri la va a vetar. O sea, le resolvía el problema a los senadores: podían aprobar la ley, quedar bien con el peronismo a sabiendas de que después el presidente la iba a vetar. O sea que las provincias iban a salvar los 20.000 palos gracias al veto y todo el costo político de la maniobra lo pagaba el malo de Macri. Tu amo, ¿entendés Balcarce?

¡¡Hay que buscar un perro callejero para Gaby, urgente!! Y vos tenés que estar más atento, Balcarce. Eso le puede pasar a un tiernito del PRO, pero no a un Balcarce que supo andar en el barro. Ahí tenías que estar vos para ladrar, macho. ¿Qué pasó? ¿Te quedaste parado pensando que iba afuera? Con todo el potrero que tenés, te dejaste cabecear en el área chica.

A partir de ahora, cada vez que escuches que Michetti está por ir a un canal de televisión, vas y le meás los tobillos. O te me vas a ladrar a la oficina de Marcos Peña hasta que el tipo te entienda. Ese es tu aporte al cambio, Balcarce. Tenés que avivarlos. Si hace falta, salís al balcón de la Rosada y aullás toda la noche. Para eso sos el perro fiel de Cambiemos. No tengas vergüenza. Después de que tu amo y Gaby cantaron y bailaron frente a la Plaza, un perro aullando en el balcón del General no va a asombrar a nadie.

Ahora escúchame bien, Balcarce. El plan es el siguiente: vas y le decís al Compañero Mauri que anuncie que él no piensa vetar la ley. Así, enérgicamente. Y que si los senadores la aprueban, entonces que se banquen los 20.000 palos menos de recaudación para sus provincias.

Los tipos van a estar desesperados. Santa Fe pierde 2.500 palos, Tucumán se pierde 1.000, Entre Ríos 900, Formosa 700 y así con todas. Demasiada guita para hacerle la campaña a Massa.

La gobernación de Santa Cruz, que no tiene ni para pagar la cuenta del diariero, se queda sin 300 palos. Ahí gobierna Alicia Kirchner. ¿Sabés quién es? Es la cuñada de la dueña de Simón, el perro de raza mucuchíes que el hermano de Hugo Chávez le regaló a Ex Ella.

Entró al Guinnes: es el primer perro de la historia en ser presentado por Cadena Nacional. Fue el 17 de noviembre de 2013. Otro de los tantos hits de la comedia kirchnerista con la que nos distraíamos mientras José López recaudaba. Y repartía.

Simón, como vos, también zafó de la miseria. Si en Venezuela la gente la está pasando como el orto, imagínate cómo la deben estar pasando los perros. De haberse quedado allá hoy Simón sería mortadela. Es el único venezolano al que el chavismo le salvó la vida.

Por suerte está acá y ahora es la mascota de la cadena hotelera. Mirá cómo es la vida. Balcarce y Simón. Parece una de Disney.

Como viene la mano, yo creo que Simón ya se está bajando. No te digo que se cruce al Frente Renovador, pero no sería raro que en cualquier momento lo veas llevándole el Clarín y las pantuflas a Randazzo, a Bossio o a algún otro.

La fidelidad de un perro termina cuando un Juez te llama y te dice “venga para acá y explíqueme lo que hicieron con Nisman”.

Corré Balcarce. Andá a ladrarle al Presidente antes de que empiece el Superclásico porque después no te va a dar bola.

Contamos con vos. Yo sé que no es fácil discutir con ladridos la ley que modifica el impuesto a las Ganancias, pero dale, ponele onda. No es para tanto. No te estoy pidiendo que le expliques un texto de Carta Abierta.

Tampoco le des mucha vuelta ni se la hagas lunga porque el Compañero Mauri se aburre. La dialéctica política dejala para cuando tengas que intercambiar ideas con Rozitchner. Al Presi hay que hacérsela futbolera para que le sea más fácil.

Te le parás enfrente, movés la cola y la cantás: “Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo”. Te va a entender enseguida. Después le hacés un guau guau cariñoso, le chupeteas un poco la cara y lo mandas a dormir.

Vamos Balcarce. No me falles. Unidos triunfaremos.

Alejandro Borensztein

3229_20150910mfglra

The Izquierda Horror Show

 Alejandro Borensztein

En la Argentina hay cierta izquierda prehistórica cuya representación más gráfica es el cuento popular de un tipo que llega a su casa, encuentra a su mujer en la cama con otro, sale a la calle y quema una bandera de Estados Unidos.

Montado en esta idea, se ha tratado de instalar un concepto que podría sintetizarse más o menos así: el país fue gobernado durante 12 años por la izquierda y ahora es gobernado por la derecha.

Ante semejante huevada, vale la pena reflexionar especialmente ahora que la resistencia kirchnerista comandada por Máximo, D’Elía, Boudou y Esteche ha salido a la calle a enfrentar y terminar con este gobierno de derecha y sus lacayos imperialistas. Lo antes posible. No sea cosa que cuando caiga la dictadura de Macri, los kirchneristas no puedan asumir porque estén todos presos.

¿Realmente nos gobernó la izquierda? ¿Es el actual un gobierno de derecha? Veamos.

Cerremos los ojos, respiremos hondo y visualicemos: ¿Daniel Osvaldo Scioli era la izquierda y Mauricio Macri es la derecha? No me hagan reír, diría Nicolás del Caño, candidato a presidente por el Frente de Izquierda.

¿Se puede dejar 30% de pobres después de la mayor bonanza regional de la historia y decir que fueron un gobierno popular de izquierda?

Cuando Kicillof dice (textual de esta semana) “ahora la gente tiene que elegir entre comer o pagar las facturas”… ¿está loco o está reconociendo que administró tan mal que si al pueblo le sacás 500 mangos mensuales (en el peor de los casos) ya no le alcanza para comer?

Si este razonamiento es correcto, quiere decir que después de diez años en los que llovieron los dólares de punta, el pueblo argentino puede acceder a tener luz, agua o gas, siempre y cuando el Estado se los regale. Eso es lo que en el diccionario de la izquierda kirchnerista se define como “la década ganada”. Dícese también del período en el cual los ricos en general y los bancos en particular ganaron más guita que nunca. La frase tiene otras acepciones relacionadas con los conventos y las Islas Seychelles, pero no vienen al caso.

Si eso fue de izquierda, por las dudas no lo repetiría en voz alta frente a Luis Zamora, Altamira o Vilma Ripoll.

Tampoco hablaría de progresismo. Al menos no lo haría delante de Margarita Stolbizer. Por respeto a una dama progresista que si encima se llega a enojar un poquito más va a terminar metiendo preso hasta al jardinero de El Calafate.

No quiero ponerme pesado pero si pagarle a los buitres era una política de derecha, ¿qué clase de política fue pagarle al Club de París, sólo un par de meses antes, más de 9.000 palos verdes sin chistar?

La discusión política de este tiempo es muy difícil porque, sin alardear, me temo que se ha cumplido una profecía escrita en esta página años atrás: “nada peor para un progresista que un mal gobierno de izquierda”.

¿Eso quiere decir que ahora tenemos un gobierno de derecha? Marcos Peña y sus muchachos dirán que no y además agregarían que gestionar bien no es de derecha ni de izquierda. Por un lado es cierto y por otro lado es una clásica respuesta de derecha. Lo de gestionar bien aún estaría por verse.

Cuando Macri dice “guerra sucia” en lugar de “terrorismo de estado” ¿está queriendo decir que él es de derecha o simplemente ese día faltó el profesor particular de progresismo? Alumno Macri, repita conmigo: dic-ta-du-ra. Y el Presidente, que no es un alumno fácil, responde: den-ta-du-ra. Más vale que el segundo semestre le arranque rápido.

Sin embargo ahora cerremos los ojos y pensemos en Maria Eugenia Vidal. Ella sola con su alma se está enfrenando a todas las mafias de la provincia de Buenos Aires, incluyendo la que está enquistada en la Bonaerense y la de los narcos. En el medio de semejante quilombo, promulgó la ley del boleto estudiantil.

Por su parte, la izquierda kirchnerista que apedreó a la gobernadora la semana pasada, se pasó la década ganada homenajeando a los pibes asesinados por reclamar el boleto estudiantil en la trágica noche de los lápices, mientras les cobró religiosamente el bondi durante 12 años a todos los estudiantes.

Visualicemos con una mano en el corazón y sin fanatismo: ¿Vidal es la derecha y Aníbal… era la izquierda!!??

Por más evidencias que les muestren, ellos insisten en que son la izquierda. Veamos. Sin repetir y sin soplar, cosas que tienen en común Julio De Vido, Guillermo Moreno o Josesito López con, por ejemplo, François Mitterrand, empezando… ya!… Aha… ¿Quieren un ejemplo más cercano? Cosas en común con Tabaré Vázquez… ¿¿Y con Mujica??. Bien, mejor pasemos a otra cosa.

Como Cerruti y Sabbatella no son Sarte y Simone de Bouvoir, escapan del problema diciendo junto a Mariotto que ellos son el “campo nacional y popular”. Gente como el Adolfo Rodríguez Saá, Duhalde o Moyano bien podrían contestar “¿Ah si?? ¿Ustedes tres y cuantos más?” No menos anacrónicos, Hebe o Larroque son al pensamiento de izquierda lo que el arzobispo Aguer a la Iglesia. Para los que no leyeron la columna que el prelado publicó esta semana, entre otras cosas habló de “cultura fornicaria” y la remató diciendo que “la masturbación es animaloide” (una pena que piense así, con lo bueno que es para bajar el colesterol).

Ni hablar de los chicos de Carta Abierta, autodefinidos como la intelectualidad de izquierda, quienes en una de las asambleas más memorables estallaron en carcajadas por un chiste sobre el brazo de Scioli. Mal que les pese, siempre estuvieron más cerca de Marrone que de Malraux (con todo respeto y cariño por el gran Pepitito).

Terminaron votando a Scioli y pidiendo que lo maten rapidito para que asumiera Zannini, tal como lo confesó pública y graciosamente uno de sus miembros llamado Eduardo Jozami.

Insisten en que Maduro y el pajarito son la izquierda. Y que Obama, que se abrazó con Castro y juntos sellaron la paz entre las FARC y el gobierno de Colombia, es la derecha. Más vale que vayan entendiendo que hoy Cuba es el aliado estratégico más importante que tiene EE.UU. en Latinoamérica.

Si esta gente es nuestra izquierda y el gobierno actual es nuestra derecha, la conclusión es demoledora: la derecha argentina esta mucho más aggiornada que la izquierda argentina.

Marcharon para resistir contra un gobierno al que llaman dictadura de derecha. Solo les falta llegar a casa, encontrar a su pareja en la cama con otro, salir a la calle y quemar la bandera de Estados Unidos.

logo-st

No te vayas nunca, kirchnerismo

Alejandro Borensztein

Diga que venimos de doce años de kirchnerismo que si no, el asunto Macri/Tinelli sería para pegarse un tiro en los huevos, con perdón de la expresión.

Sin embargo, cuando uno lo piensa bien, se puede entender un poco mejor lo que ocurrió entre estos dos estadistas escandinavos.

Alguna gente hubiera preferido que armaran un asadito de perfil bajo, canchero y en familia como hicieron con los Rolling Stones. Como hacía Menem. Pero parece que pintó cumbre de la OTAN y allí fueron.

En el caso de Tinelli, cabe decir que además de pretender el apoyo del Gobierno para presidir la AFA, el tipo tuvo de socio y ahora de jefe, a un muchacho que en el apuro se olvidó de pagar 8.000 palos al Fisco. Entre otros problemitas.

Piénselo bien amigo lector. Si usted fuera Cristóbal López y tuviera semejante quilombo con el Estado, con toda la Justicia revolviéndole la cocina, y al mismo tiempo fuera socio y patrón de Marcelo Tinelli, ¿no le pediría que le dé una manito?

Usted me dirá que este buen señor ya es el dueño de C5N y tiene con qué defenderse. Es verdad, pero no es lo mismo. Una cosa es que te la reme Marcelo desde la pantalla de El Trece en el Bailando con casi 20 puntos de rating y otra muy distinta es que te defienda el tipo de barba candado que canta y baila en C5N y que pasó a la historia anunciando el triunfo de Aníbal Fernández.

Obviamente, el tema es delicado porque tener intereses con el Estado y hacer humor político son cosas un poquito incompatibles. Sin querer, en un descuido, en un momento de distracción, una cosa podría llegar a contaminar la otra. Dios no lo permita.

De todos modos, reconozcamos que tampoco es para hacer tanto escándalo. Es evidente que con los años los límites se van corriendo y hay que aggiornarse.

De hecho, yo mismo pienso aprovechar que ocupo esta página y voy a armar una empresita de obras viales, ahora que el tema está tan de moda y que además hay mucho competidor encarcelado.

Es una actividad muy fácil de conjugar: yo pavimento, tu pavimentas, él tira los bolsos en el convento, nosotros le alquilamos los derpas en Puerto Madero, vosotros rentais los hoteles, ellos te la pesan, te la reparten y después que la ruta la termine Magoya.

El único secreto es presentarse a las licitaciones avisando que se te ocurrió un chiste buenísimo contra el gobierno. Después fluye.

Algunos dirán que ya no es así y que, de aquí en más, todo será transparente. Ojalá. Yo por las dudas voy a ir acopiando un poquito de asfalto y cemento, no sea cosa que llegue el segundo semestre y después no haya.

Del lado del Presidente también se entiende lo que hizo. El abrazo del oso que le dio a Tinelli es una estrategia que no falla. Al menos por un tiempo. El snapchat lo ablandó y lo transformó en un abrazo de osito cariñosito.

¿Hizo mal el Presidente en recibirlo con tanta pompa y circunstancia? Hizo perfecto. Un presidente no puede estar todo el tiempo eliminando la pobreza. Cada tanto, también tiene que parar y pelotudear un poco. Tal vez no tanto como el pelotudeo del otro día, pero bueno… ya irán encontrando el equilibrio. Recién empiezan.

Reflexionemos, amigo lector, ¿Cuánto tiempo le llevó al kirchnerismo aprender a pelotudear como Dios manda y terminar de arruinar una década entera? No fue de un día para el otro. Ni fue magia.

¿Tuvo costos esto para el Presidente? Ninguno. Es un presidente con suerte. Cae la producción industrial y al toque aparece una bolsa de termosellados en algún lugar del kirchnerismo. ¿Será la suerte del campeón? Puede ser. Viene así desde la época de Boca. Piense en la cantidad de Copas que ganamos por penales.

Parecen tocados por la varita mágica. Basta que el gobierno meta la pata para que a los cinco minutos se deschave la declaración de algún funcionario kirchnerista con 1.000% de enriquecimiento ilícito y una quinta (siempre es con una quinta).

Y tienen tanta suerte que está lleno de funcionarios kirchneristas con enriquecimiento ilícito y quintas. Diluvian. Caen de punta, como invocados por los dioses. O por la famosa mesa chica que conforman el Presidente, Marcos Peña, Frigerio, Monzó y otros. Dicen que se reúnen todas las mañanas en la Casa Rosada, ponen música de Ravi Shankar, prenden inciensos, se toman de la mano, respiran hondo y piden los tres deseos del día.

Por ejemplo, los tres deseos del jueves fueron: que venga Cristina de Santa Cruz, que le haga un homenaje a Chávez contando lo lindo que anda Venezuela y que las cámaras muestren la presencia de Luis D’Elía. Bingo. Mientras exista el kircherismo, para desgracia del peronismo, Cambiemos tiene la ruta despejada.

Para rematarla, el mismo día apareció un spot protagonizado por Guillermo Moreno (ver para creer) demostrando una vez más que el tipo labura para Durán Barba. O, eventualmente, que es mucho más inútil de lo que todos pensábamos.

El Gobierno más suerte no puede tener. A la mañana anuncia, por ejemplo, que va a usar la base de datos de la ANSeS para llenarte la casilla de spam, pero a la tarde se descubre un nuevo funcionario que hace diez años viene choreando y a la nochecita aparece un político kirchnerista diciendo que es un caso aislado y que él no sabía nada, mientras todo el mundo se le caga de risa. No falla.

Te levantaste el martes a la mañana y en cuanto te enteraste de que cayó el consumo de alimentos y estás por comerte crudo al equipo económico, te frenás porque a las 12:19 de ese 26 de julio de 2016, Ex Ella entra en la inmortalidad tweeteando textualmente y reclamando: “Un plan para parar la inflación, en especial alimentos y la caída del consumo”, lo cual suena razonable si no fuera que lo dice alguien que tuvo 8 años de inflación galopante, que aprendió la palabra “inflación” a los 63 años y que ese martes la escribió por primera vez en su vida.

¿Cuánto le va a durar la suerte al gobierno? Tienen para rato. Falta Qunitas, Memorándum, Nisman, Fútbol para Todos, importación de energía, negocios con Venezuela. Faltan De Vido, Aníbal, Gvirtz, uff!! hay mucho conejo en la galera. Todavía el segundo semestre tiene margen para llegar.

Quién lo hubiera dicho. El gorilismo pidiendo lo impensado: que el final del kirchnerismo no se termine nunca. Ya los vamos a ver gritando: una más y no jodemos más.

logo-st

Nelson K y su snapchat ☺

La última cena K

La última cena K 1

tumblr_o8th8cn2ZZ1thr7ppo1_500

Cristina Fernández de López

Alejandro Borensztein

Robar, roba cualquiera. El asunto es escapar y disfrutar de la guita libremente sin que nadie te complique la vida.

El éxito del choreo en la política depende básicamente de que se den las siguientes condiciones: que la Justicia mire para otro lado y usted pueda rapiñar con total tranquilidad.

que usted sea suficientemente hábil, talentoso y profesional como para que nunca lleguen a atraparlo (no es el caso de estos kirchneristas, obviamente).

Favorecidos durante años por la primera condición, o sea la vista gorda de la Justicia, esta dicharachera gavilla de impostores falsoprogresistas ahora anda buscando por la Patria dónde corno esconder los últimos dólares que les quedaron sin fugar, sin ningún profesionalismo. O sea, no cumplen con la segunda condición.

Está a la vista que sin la impunidad que da el poder sólo les quedó un especial talento para la impericia y el ridículo. Dos cosas con las que, les aviso, muy lejos no se llega.

Lo que supo ser una década de espeto corrido y canilla libre del choreo, terminó con uno de sus jerarcas esposado, golpeándose la cabeza contra una pared de Comodoro Py, al grito de ¡¡¡quiero merca!!! Hay que reconocer que, a la hora de apagarse, el menemismo fue mucho más digno.

Cuesta entender lo que hicieron. Se sabe que los miembros de una banda delictiva no deben mantener contacto entre ellos. Lo vimos en mil películas. Roban, escapan y después ni se hablan. A lo sumo se sientan a leer en el banco de una plaza y se pispean por arriba del diario. Se supone que Ex Ella era una gran cinéfila.

Acá, estos genios se alquilaban los departamentos… entre ellos!!! Ya apareció un contrato de alquiler entre José López y Báez. Los Cirigliano le pagaban el alquiler a Jaime. Lázaro y Cristóbal López le alquilan departamentos a Ex Ella!!! (con la guita que tiene Cristóbal… ¿qué necesidad tiene de andar alquilando??? ). Boudou le alquilaba a Vanderfrula!!! Y el mismo Báez, con toda la tierra que tiene, construyó un edificio arriba de un terreno de… los Kirchner!! …y después le pagaba un alquiler!! Explicámela. No entiendo por qué en lugar de meterse en política no se pusieron una inmobiliaria y se dejaban de joder.

La Justicia, que habilitó este zafarrancho, finalmente le embargó a De Vido la famosa chacra y le arruinaron al ex ministro la posibilidad de hacer un negoción. Ubicada en el mejor club de campo del país, con 40.000 metros cuadrados propios de parque, una buena casa, quincho, pileta, arbolitos y pajaritos, no baja de un palo dos, un palo cuatro. Verdes, obviamente. Pero si a eso le sumamos todo lo que la gente imagina que el tipo podría haber enterrado en ese lote, es muy posible que le hubieran pagado más de lo que se pagó por Skorpios, la isla privada de Onassis. Era el momento justo para venderla. Una pena.

Igual situación le cabe al Meriva de José López que hoy vale los mismos 12.000 dólares de mierda que valía el domingo pasado. Pero el martes a las 2 de la mañana esa Meriva valía 9.012.000 dólares, diez Rolex y una ametralladora ideal para quien quisiera liberar Saigón.

Es el grotesco en su máxima expresión. Dicen que en Santa Cruz supo haber tantos dólares enterrados que cuando hacen una perforación el agua sale verde.

Sin embargo, no sería justo que esta inolvidable comedia delictiva nos impida recordar la forma en que gobernaron. No confundamos los males. No sea cosa que pasen a la historia como burdos chorros cuando en realidad fueron los administradores más inútiles de la civilización occidental, tal vez detrás de Calígula.

La cruda realidad es que después de disponer de la mayor bonanza regional de la historia, dejaron más pobreza, más inseguridad, más narcos, más timba, más laburo en negro, más inflación, más déficit, más carga impositiva, más conflictividad con el mundo, menos energía, menos infraestructura, menos reservas en términos relativos, los ricos son más ricos que nunca, ensuciaron la lucha por los derechos humanos, tergiversaron la historia, usaron los medios para propaganda neofascista, se apropiaron de la democracia, se llevaron puesto el Poder Legislativo, casi se llevan puesto el Judicial y quisieron incendiar la Constitución misma. De yapa, armaron una mezcolanza ideológica tal que pretendieron hacernos creer que Margarita, Lilita, Fernández Meijide o Magdalena eran la derecha, mientras Boudou, Larroque, Milani o Insfrán eran la izquierda.

Gobernaron como robaron. Con la misma facilidad que da la abundancia y la misma impericia que provoca la ignorancia.

Todo este espectáculo aplasta la consigna “Vuelve Cristina” que lanzaron algunos patriotas que resisten contra la dictadura de Cambiemos, como D’Elia, Sabbatella, Moreno o ése de barba candado que actúa en C5N.

Yo no les rompería la ilusión de volver al poder, pero me da la impresión que estos últimos episodios no les estarían sumando muchos votos.

De hecho, hay gente que ya los da por terminados y ha anunciado el final del kirchnerismo. Humildemente, no estaría tan seguro.

Aunque cada vez sean menos y ya no tengan chances de ganar una elección de nada, queda un grupo compacto de militantes y votantes de buena fe que sienten un amor incondicional por Ex Ella. No habrá toneladas de dólares escondidos en los colchones de las habitaciones fantasmales del Alto Calafate por descubrir, que apague ese sentimiento.

Sin embargo todos ellos, como el resto del país, saben perfectamente la verdad, aunque jamás lo reconocerían públicamente. Para el núcleo duro kirchnerista, en el fondo el dinero apropiado por sus Jefes era un daño colateral, un mal necesario. Hacía falta mucha guita para derrotar a los grupos concentrados, a Obama y a Majul. A juzgar por los resultados, se ve que no juntaron la suficiente. Para ellos, lo de López y las monjitas, en todo caso, es simplemente la historia de uno que se excedió. Curiosamente, lo mismo que decía Videla.

Al menos, espero que nos eviten la imagen de Cristina Fernández de López corriendo una noche por las calles de Río Gallegos, en bata y pantuflas, arrastrando una Samsonite mal cerrada a la que se le asoman algunos billetes que van flameando con el viento.

La suerte parece echada y la historia se los morfa. El peronismo ya los va dejando en el camino.

Cabe como reflexión final para todos los que ahora se asombran, ¿qué parte de todo esto no sabían?

Reconozco que esta columna no me salió muy divertida que digamos.

Lo que pasa es que a veces, a la hora de intentar hacer humor político en la Argentina, es imposible competir con la realidad.

logo-st

Cambiemos el peronismo

Alejandro Borensztein

No solamente nos hemos dado el gusto de meter un Papa peronista en el Vaticano, sino que además estamos a un paso de enchufar un presidente peronista en la Casa Blanca.

Lástima que esto se nos da justo ahora que tenemos un gorila en la Rosada. Como diría el General Perón: “Todo no se puede”.

Obviamente, Francisco y Trump tienen poco o nada que ver entre sí. Uno es un peronista de la rama “alta sensibilidad social” y el otro, el del peinado lluvia dorada, pertenece al populismo de la rama “burros con guita”, un sector que tiene una unidad básica en Santa Cruz que anduvo muy bien y creó el kirchnerismo. Gran proyecto, pero carísimo.

Dados los resultados, es evidente que en los últimos tiempos al peronismo internacional le va mucho mejor que al local.

El mal momento del peronismo argentino ha generado una fuerte crisis interna en el partido. No es para menos. Las jugadas de los últimos años no ayudaron. Ex Ella, Máximo, De Vido, Larroque, Aníbal, Jaime, Moreno, D’Elía, Boudou, Báez, Cristóbal. Fue mucho. Esta vez abusaron. Ya lo dijo el General: “Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Conscientes de que estos burros chocaron el peronismo contra un iceberg, pero a plena luz del día, los sobrevivientes del naufragio comenzaron a reorganizar el partido.

Saben hacerlo. Una de las especialidades es borrarse rápidamente las manchas y escapar hacia adelante como si acá no hubiera pasado nada.

Además, la historia demuestra que hacen posible lo imposible. Lograron hacer presidente a Menem, cuando todo indicaba que la interna la ganaría Cafiero, o a Ronald Reagan (otro gran peronista del Norte) cuando el mundo esperaba que Carter fuera reelecto. O en estos días Trump, que arrancó como un grotesco daño colateral del sistema democrático americano, y hoy ya está haciendo el casting de pasantes tetonas para que lo visiten en el Salón Oval.

Acá en el hemisferio sur, el PJ argentino ha comenzado su proceso de modernización y ya hay dos noticias: una mala y una buena. La mala es que por ahora lo más moderno que encontraron es el dúo Gioja/Scioli. La buena es que, por lo menos esta vez, no lo pusieron a Zannini.

¿Debe el partido tirar a la basura a todo el kirchnerismo o alcanza con sacarse de encima a los piantavotos y realinear al resto?

Como uno ya los conoce, me huelo que van a tener la picardía de poner en la bolsita negra lo que es tóxico y en la verde lo que es reciclable.

No necesitan quedarse pegados al video que está circulando donde Ex Ella explica por qué no servía la doble indemnización. Tampoco tienen por qué cargar con los 400.000 despidos que hubo en 2014. Eso fue Kicillof puro y va en la bolsita negra. Como dijo el General: “A otra cosa, mariposa”.

Estuvo en duda qué hacer con Recalde, que ahora dice que la doble indemnización es buena cuando hace dos años decía que era mala. Finalmente, fue a la bolsita verde. Bien ahí por los perucas. Un poco de piedad no se le niega a nadie.

Evidentemente algo del material kirchnerista es reciclable y como los peronistas de este país no son ningunos giles, saben que llegado el momento cada voto suma. Es cuestión de mirar a los ojos al posible reciclado, explicarle un poquito de qué se trata la vida y el tipo va a entender. Finalmente, como dijo el General: “Un kirchnerista es un peronista, pero muy confundido”.

Por supuesto, esto es sólo el comienzo. Los sindicatos ya se empezaron a guiñar el ojo para volver a juntarse. Después van a empezar los asaditos. Massa te puede traer un costillar y Felipe unos buenos vinos. Otro día te aparece Urtubey con las empanadas, un Rodríguez Saá para el postre que nunca debe faltar y cuando te querés acordar tenés a todos los peronistas juntos de vuelta rompiendo las pelotas como siempre.

Si Dios quiere, será el mejor peronismo posible para el siglo XXI. No les queda otra. Es eso, o nuevamente el dedito en alto desde el atril, a los gritos, en blanco y negro y por cadena nacional.

¿Le sirve esta renovación a la democracia? Muchísimo.

Todos queremos que a este gobierno nuevo le vaya bien. Y si Dios quiere y las cosas se dan como ellos dicen, así será.

Pero si por casualidad se cumple el deseo del pensador kirchnerista Ricardo Forster cuando esta semana dijo públicamente “espero que a Macri le vaya mal”, o sea que el tipo desea que el país y el pueblo argentino estén aún peor de lo que los dejó el gobierno del que él mismo formó parte, entonces tenemos que tener un plan B. Y el Plan B siempre es el peronismo.

No niego la posibilidad de un Plan C alrededor de Margarita, pero es más lejano. Y me parece que el Plan D con Del Caño y sus amigos está un poquito verde.

Ahora es tiempo del Plan A con el Compañero Mauri, bautizado hace 20 años por Diego Maradona como “el cartonero Báez” en alusión al cartonero que decía haber visto a Monzón asesinando a Alicia Muñiz.

Es curioso. Por entonces, el apellido Báez era sinónimo de cirujeo, miseria y pobreza. Hoy quiere decir todo lo contrario. Sin duda, otro logro de la década pavimentada y del proyecto nacional, popular y hotelero.

Tampoco hay que ser tan injustos con Lázaro. ¿¿Usted sabe cuánto tiempo lleva comprarse 200 estancias?? Buscarlas, negociar precio, pelearse con la inmobiliaria, el boleto, la escritura. ¿Cuándo pretenden que el pobre tipo tuviera tiempo para terminar las rutas? Imposible.

Lo mismo puede decirse de Ex Ella. Si usted se entera de que su socio lo está currando, ¿va a perder tiempo combatiendo la pobreza o la inflación? Obviamente no. Usted tiene que dedicarse a recuperar lo que le están choreando y que de los hospitales bonaerenses y las condiciones miserables en las que trabajan los médicos se ocupe otro.

Mejor terminemos con la frase del general cuando dijo: llevo en mis oídos la más maravillosa música que es la frase inmortalizada por el pensador popular Luis Barrionuevo, esta semana en el programa de Fantino: “A De Vido le decían celular porque primero había que ponerle el 15 adelante”.

Barrionuevo es el esposo de la diputada Graciela Camaño quien, a su vez, es hermana del sindicalista Dante Camaño. Ambos son hijos de Doña María Fernández de Camaño, fiel lectora de esta columna. Una peronista de ley, como millones, a quien va dedicada esta nota. Con cariño.

logo-st