Argentina mantiene previsión de déficit en 2016 luego de subir gastos

Argentina aún espera terminar 2016 con un déficit presupuestario un 4,8 por ciento del producto interno bruto, a pesar de un fuerte aumento en el gasto al final del año, dijo el martes el viceministro de gabinete, Gustavo Lopetegui.

En un decreto publicado el lunes, el gobierno modificó el presupuesto para impulsar el gasto público por alrededor de 130 millones de pesos (7,9 mil millones) para pagar los subsidios y a los jubilados y para servicio de la deuda.

Lopetegui dijo que el gobierno ya había tomado en cuenta el aumento cuando proyectaba el déficit. La idea de que la subida del gasto aumentaría el déficit fue una “interpretación errónea”, dijo a periodistas.

Desde que asumió el cargo hace un año, el presidente de centro-derecha, Mauricio Macri, ha tratado de controlar el déficit presupuestario heredado de la ex presidente populista Cristina Fernández, reduciendo los subsidios para el consumo de gas natural y proponer reformar el código tributario.

Pero su gobierno ha evitado los recortes drásticos que podrían amenazar la recuperación de la economía de una larga recesión o frenar su popularidad antes de las elecciones de medio término del próximo año.

El presupuesto de 2017, anunciado en septiembre y aprobado por el Congreso el mes pasado, incluye un déficit del 4,2 por ciento del PIB, en comparación con las expectativas anteriores de un déficit de 3,3 por ciento.

Los aumentos de gastos al final del año fueron comunes bajo el gobierno de Fernández, que aprobó el presupuesto con que la administración actual ha trabajado este año.

“Hemos estado gobernando durante todo el año con un presupuesto aprobado por el anterior gobierno … que no reflejaba lo que más tarde iba a suceder en la realidad”, dijo Lopetegui.

 ($ 1 = 16.0300 pesos)

Se acelera la concentración de metano en la atmósfera

fotonoticia_20161212134144_644

Se acelera la concentración de metano en la atmósfera
Las concentraciones mundiales de metano, un poderoso gas de efecto invernadero, crecen ahora más rápidamente que nunca en las dos últimas décadas, en contraste con la estabilización del CO2.    Ése es el mensaje de un equipo de científicos internacionales en un editorial que se publica en la revista Environmental Research Letters. El grupo informa que las concentraciones de metano en el aire comenzaron a crecer alrededor de 2007 y crecieron precipitadamente en 2014 y 2015. En ese período de dos años, las concentraciones aumentaron  10 o más partes por mil millones anualmente.

 Los científicos involucrados en el editorial discutirán estas tendencias en una sesión durante la reunión de otoño de la Unión Geofísica Americana (AGU) en San Francisco.

 Los hallazgos podrían dar una nueva atención global al metano, que es mucho menos frecuente en la atmósfera que el dióxido de carbono, pero es un gas de efecto invernadero más potente, atrapando 28 veces más calor.

Metano

 Otro gas de invernadero, CH4, el metano es producido principalmente a través de procesos anaeróbicos tales como los cultivos de arroz o la digestión animal. Es destruida en la baja atmósfera por reacción con radicales hidroxilo libres (-OH). Como el CO2, sus concentraciones aumentan por acción antropogénica directa e indirecta.
metano-en-la-atmosfera-2009-1024x810
  • Fuentes: naturalmente a través de la descomposición de materia orgánica en condiciones anaeróbicas, también en los sistemas digestivos de termitas y rumiantes.
  • Antropogénicas: a través de cultivos de arroz, quema de biomasa, quema de combustibles fósiles, basureros y el aumento de rumiantes como fuente de carne.
  • Sumidero del Metano: reacción con radicales hidroxilo en la troposfera y con el monóxido de carbono (CO) emitido por acción antropogénica.

Las Lecciones de Argentina

teacher_blackboard_pointing

Los Estados Unidos no debe dar la espalda a América Latina así como muchos contingentes populistas, tanto republicanos como demócratas, han sugerido. En su lugar, sería úti para modelar nuestra política económica de las experiencias de un improbable modelo económico: Argentina.

Durante la última década, las políticas populistas de los regímenes de Kirchner en Argentina llevaron a la inflación de más del 40 por ciento, una dolorosa recesión, alto desempleo y malestar social.

Es preocupante que las cuatro principales políticas económicas que definieron la década perdida del populismo argentino hayan sido adoptadas o estén siendo consideradas activamente de una u otra forma en Washington: políticas comerciales proteccionistas, políticas agresivas de los bancos centrales, regulaciones gubernamentales opresivas y un gasto gubernamental.

En primer lugar, las políticas proteccionistas de la Argentina destruyeron el propio centro agrícola y manufacturero al que estaban destinados a ayudar. El objetivo era llegar a ser autosuficientes en la producción nacional  y penalizar a quienes exportan o importan bienes. Los aranceles de exportación de soja, por ejemplo, alcanzaron finalmente el 50 por ciento, acabando con la joya de la corona del sector agrícola argentino, una vez próspero.

De la misma manera, las restricciones de importación comenzaron las guerras comerciales a pequeña escala, y en 2015 los conflictos comerciales estallaron en más de 40 países diferentes. Esto dejó a los sectores agrícolas y de fabricación nacional en desorden. En una fecha tan reciente como 2002, la Argentina tuvo un superávit comercial de 16 por ciento del producto bruto interno, pero después de más de una década de proteccionismo, todo el excedente se borró, y 2015 terminó en un déficit.

En segundo lugar, en busca de fuentes fáciles de crecimiento y financiamiento de deuda, el gobierno recurrió al banco central. La destrucción de su supuesta independencia, el gobierno influyó para aflojar la política agresiva. El resultado: La inflación superó el 40 por ciento, afectando el crecimiento en lugar de ayudarlo.

En tercer lugar, las regulaciones opresivas estranguló al sector privado. El gobierno comenzó a controlar cosas como el precio del gas, el valor del tipo de cambio y la nacionalización del sistema privado de pensiones. Los precios artificialmente distorsionados al principio obligaron a la industria a detener nuevas inversiones y, más tarde, a detener completamente la producción. Se desarrolló una enorme escasez. Por ejemplo, aunque la Argentina tiene recursos energéticos naturales significativos, la regulación gubernamental creó enormes déficits energéticos porque los precios artificialmente fijados y la pesada regulación hicieron a la inversión privada completamente inviable.

Una posición adversaria hacia la industria de los servicios financieros causó problemas como disputas prolongadas con acreedores y la nacionalización de empresas privadas, todo lo cual alejó a Argentina de los mercados de capitales internacionales.

Por último, con la economía del sector privado en ruinas, el gobierno se embarcó en una serie de gastos en un intento de impulsar el crecimiento. En 2003, cuando entró en vigor su política fiscal populista, el gobierno gastó 93 mil millones de pesos anuales. Para el año 2015, esto se elevó a alrededor de 2,4 billones de pesos al año, principalmente en forma de transferencias de ingresos.

Si bien este principio tuvo el apoyo popular, el gobierno finalmente se quedó sin dinero con poco que mostrar por su generosidad, ya que el crecimiento medio del PIB anual fue de un magro 0,3 por ciento entre 2011 y 2015.

Con la actividad económica en un punto muerto, en alza el desempleo y la inflación fuera de control, el régimen populista finalmente perdió el apoyo que había hipotecado el futuro de mantener. En 2015, el país aprobó el fin del populismo, eligiendo al presidente Mauricio Macri para poner en práctica la política económica ortodoxa y cerrar la década perdida.

Las tarifas de exportación y los controles de precios se han comenzado a levantar , y la postura de confrontación frente a los inversores del sector privado se ha invertido. Actualmente, las exportaciones ahora pueden traer la muy necesaria moneda extranjera, ayudar a estabilizar el valor del peso a largo plazo y bajar los precios de los alimentos.

Una vez excluido, Argentina sólo este año ha atraído más de $ 20 mil millones en inversión extranjera en el mercado de bonos del gobierno por sí solo. Las inversiones en el sector privado también están en marcha.

El Banco Central de gran credibilidad que ejerce la política monetaria independiente.El aumento de la tasa de referencia del banco central a 38 por ciento demuestra conocimiento técnico de lo que se requiere para combatir la inflación, y pone de relieve nueva capacidad del banco central para aplicar políticas que pueden ser políticamente impopulares, pero que son totalmente necesarias para garantizar la estabilidad macro a largo plazo. El gobierno también ha adoptado prudentemente políticas fiscales estrictas; un paquete de revisión que aprobó recientemente la cámara baja con una mayoría de dos tercios.

Por primera vez, la política fiscal y monetaria creíble comenzó a anclar y a reducir las expectativas de inflación, reduciendo así las tasas de interés internas. Esto ha permitido que el mercado financiero nacional vuelva a surgir y empiece a aumentar y desplegar capital en una economía carente de inversión.

Si bien el futuro de la Argentina parece brillante, llegar a este nuevo régimen exigió una larga y dolorosa crisis económica y social.

Los Estados Unidos pueden optar por seguir el camino del experimento populista fallido de Argentina en diversos grados. O bien, podemos utilizar la experiencia de la Argentina como una bola de cristal y evitar las consecuencias perjudiciales de las políticas económicas populistas.

Podemos elegir en lugar de adoptar los remedios que Argentina consideró necesarios para comenzar a crear empleos y elevar el nivel de vida: Eliminar la intervención gubernamental pesada, asegurar una política comercial orientada hacia el exterior, seguir políticas fiscales y monetariamente prudentes y promover, en lugar de frenar , la inversión del sector privado.

The New York Times

11 de diciembre: Día del Masón y fundación de la Gran Logia de la Argentina

logo_granlogia_argentina

El ya fallecido historiador Emilio Corbière, en su libro La masonería política y sociedades secretas, editado por Sudamericana, nos revela, con un muy completo trabajo historiográfico, el origen y la fundación de la que hoy se conoce como Gran Logia de la Argentina. Una institución que ha sido siempre protagonista del devenir histórico de nuestro país, porque, como escuela de vida, pretende tan sólo estimular el perfeccionamiento de todo hombre que quiera pertenecer, para ser capaces de colaborar en la construcción de una sociedad más justa, libre e igualitaria. Siempre desde el humilde lugar que le toque participar, sea en un taller, una escuela, un estudio o un estrado.

La masonería argentina, como se la conoce ahora, tuvo como partida de nacimiento la constitución de la Gran Logia, el 11 de diciembre de 1857. Esta constitución produjo un complicado trámite a raíz del virtual enfrentamiento entre Miguel Valencia (1799-1870), que provenía de una familia unitaria que había retornado del Brasil luego de un extenso exilio y José Roque Pérez (1815-1871), un federal que había sido funcionario diplomático durante el Gobierno de Juan Manuel de Rosas.

Desde luego que no fueron los ingleses los que reconocieron a los masones argentinos. Valencia tenía poderes conferidos por la masonería brasileña, ajena a la tradición argentina, y Pérez, relaciones estrechas con la Gran Logia de Montevideo, que era el centro masónico fundamental en el Río de la Plata.

Miguel Valencia era, como Pérez, un jurisconsulto. En 1832 había sido redactor de El Telégrafo del Comercio, pero al poco tiempo tuvo que abandonar Buenos Aires por la persecución rosista y se trasladó al Brasil, donde dictó varias cátedras de derecho en la Universidad de Río de Janeiro y colaboró en el periodismo.

Después de Caseros, Valencia fue miembro de la judicatura, dictó cátedra en la Facultad de Derecho porteña y, a partir de 1853, formó parte del Senado bonaerense en la fracción antiurquicista. Era un orador fogoso y su actividad política fue favorable al partido porteño.

En la masonería lo había iniciado el doctor Julián Álvarez (1788-1843), figura clave de la Revolución de Mayo de 1810. Valencia militó en la masonería chilena y en la Logia Capitular Regeneración, de Niterói, Brasil.

Al retornar a Buenos Aires, mantuvo diferencias con José Roque Pérez, y se apresuró a crear, a principios de 1857, el denominado Gran Oriente de la Confederación Argentina, pero su esfuerzo fue efímero y poco aglutinante. José Roque Pérez y la amplia mayoría de los masones de la época no querían una masonería unitaria, sino que pretendían otra que impulsara la unidad nacional.

En pocos meses, Pérez recorrió las tres logias que reconocían el liderazgo de Valencia y lo dejó sin base de sustentación. Con las que le respondían y con aquellas que se habían agrupado junto al doctor Valencia, José Roque Pérez fundó la actual Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones.

La constitución de la Gran Logia dio organicidad a las logias, unió a las que actuaban en Buenos Aires y luego a estas con las del interior del país. Aquel 11 de diciembre de 1857 realizaron el pacto de unión las logias Unión del Plata, Confraternidad Argentina, Consuelo del Infortunio, Tolerancia, Regeneración, Lealtad y Constancia. Eligieron como gran maestre al doctor José Roque Pérez. Jurista notable, diplomático, filántropo y humanista, Pérez, junto a otros cofrades, en su mayoría médicos —como el doctor Manuel Gregorio Argerich—, murieron socorriendo a los enfermos durante la epidemia de fiebre amarilla.

El pintor uruguayo Juan Manuel Blanes (1830-1901) inmortalizó a los mártires masónicos en su cuadro La fiebre amarilla, donde están representados José Roque Pérez y Argerich, junto a un adolescente, trasponiendo el portal de una casa y aparecen una mujer, en el suelo, muerta, y su bebé gateando en busca de socorro.

En este nuevo aniversario de la Fundación de la Gran Logia de la Argentina, les deseo a todos los argentinos que nos encontremos con fraternidad en el disenso, con la voluntad inquebrantable de proponernos un proyecto de nación, de país, que se atreva a recuperar la vigencia de nuestros valores democráticos y universalistas, capaces de fomentar la unidad en la diversidad y asumir con vocación humanista el desafío de transformar la realidad para beneficio de las generaciones futuras, sin prescindir de la comprensión de que tenemos una única casa que habitar, nuestra Tierra, a la que debemos cuidar sin más excusas.

Infobae

“El populismo como una herramienta”

El término “populismo” está muy de moda por esta época. Muchos lo asocian con la izquierda y, sobre todo, con políticos de malas intenciones. Es, al parecer, un término peyorativo. Sin embargo, como bien lo resaltaba Rothbard, el famoso economista de la escuela austriaca, el populismo no es más que una herramienta que puede ser útil para cualquier persona que se quiera desenvolver en el entorno político. No está, como creen algunos, reservado solo para los “malos”.

Hoy hablamos de la vieja y acertada idea según la cual simplemente la democracia es populista, no hay gobierno impopular y, por lo tanto, el populismo no es más que la herramienta que deberá utilizar quien quiera llegar al poder.

Panam post

El primer Desfile Navideño de la Ciudad!

En avenida Figueroa Alcorta, entre Pueyrredón y Ayacucho, el Parque Navideño ofrece actividades gratuitas y estará abierto hasta el 24 de diciembre de lunes a viernes de 15 a 20 horas, y sábados y domingos, de 10 a 20.

Día Nacional del Gaucho ~ 6 de diciembre

dia-nacional-del-gaucho

El Día Nacional del Gaucho se celebra en la Argentina el 6 de diciembre en conmemoración a la publicación de la primera parte del poema narrativo El gaucho Martín Fierro de José Hernández, obra que es considerada la más importante de la historia literaria de la Argentina. Fue oficializado el 15 de diciembre de 1993 por la sanción de la ley Nº 24303.

jose-hernandez

En «La ida», Martín Fierro es un gaucho trabajador al que la injusticia social del contexto histórico lo vuelve un gaucho matrero (fuera de la ley). Narra el carácter independiente, heroico y sacrificado del gaucho. El poema es, en parte, una protesta en contra de la política del presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento de reclutar forzosamente a los gauchos para ir a defender las fronteras internas contra los indígenas.

Aquí me pongo a cantar,
al compás de la vigüela
que al hombre que lo desvela
una pena extraordinaria,
como la ave solitaria
con el cantar se consuela.

Comisión Nacional del Gaucho

La Ley N° 24.303 de la República Argentina establece por el decreto 1096/96 la creación de una Comisión Nacional del Gaucho. Esta comisión tiene por objeto la promoción de los eventos conducentes a la celebración del Día Nacional del Gaucho, rescatando y difundiendo las manifestaciones culturales gauchescas. Son cinco los integrantes de la mencionada comisión y ellos son designados por la Secretaría de Cultura, están en el ejercicio de sus cargos dos años con carácter ad-honorem.