Argentina: Las apuestas en su trayectoria de desinflación

Resumen

  • Argentina se encuentra en un punto de cruce en el que sus mercados financieros están en auge mientras que su economía real sigue estando rezagada.
  • No obstante, la confianza en el país se mantiene como el dinero sigue llegando, muestra los beneficios de todos a través de sus clases de activos.
  • Pero el signo muy alentador es que crecen las apuestas en el camino de desinflación del país.

Después de 10 meses bajo un nuevo gobierno, Argentina se encuentra en un punto de cruce en el que sus mercados financieros están en auge mientras que su economía real sigue estando rezagada. Si se echa un vistazo en el Global X FTSE Argentina 20 ETF (NYSEArca: ARGT ), que ha sido más o menos un rally sin parar jugosa este año.

Como se ha discutido en artículos anteriores, muchas cosas han contribuido a este éxito financiero. El cese de control de cambios, la resolución de los conflictos del país con sus reductos de la deuda soberana y la re-entrada en los mercados financieros internacionales, sin duda han sido clave.

Sin embargo, los niveles de actividad de la Argentina permanecen en mal estado. Según el FMI, el PIB del país podría caer hasta un 1,8% este año, ya que su transición política, aunque necesaria e importante, está resultando más costosa de lo previsto anteriormente.

Desde 2007, las estadísticas del país han sido manipuladas. Pero de manera interesante, incluso si utiliza las cifras oficiales del PIB, se llega a la conclusión de que la Argentina no ha visto un crecimiento real significativo desde 2011.

La ausencia de inversión y generación de empleo impulsado por las restricciones impuestas a cambio de divisas y el comercio ciertamente no ayudó a su crecimiento. Este año, sin embargo, ya que la nueva administración continúa para normalizar la economía y sus estadísticas, la esperanza para el futuro crecimiento comenzó a acumularse, y se ha materializado a través de la inversión financiera.

Posiciones en crecimiento

Los números no mienten, y siguen demostrando que la confianza en el país se mantiene intacta. Las cifras muestran que el dinero sigue vertiendo en Argentina son claras.

En julio, el superávit de la cuenta de capital del país se elevó a + USD889m en la parte posterior de USD285m de la IED y la friolera de USD3.25 millones de dólares en préstamos y líneas de crédito internacionales. Parece ser que los prestamistas multilaterales como el Banco Mundial, la CAF y el BID también están interviniendo, y han comenzado a hacer desembolsos para el gasto en infraestructura en el país.

Pero otra señal es aún más alentadora: las crecientes apuestas en el camino de desinflación de Argentina.

Apuestas de desinflación

El creciente interés de los bonos en pesos como el Bontes 2021, que no sólo ha encontrado una buena demanda a nivel nacional, sino también internacional, es una verdadera sorpresa.

La semana pasada, algunos USD2.4bn entraron al país para comprar estos bonos, que al ofrecer un interés anual del 18,2% apoya un excepcional carry trade que proporciona un programa de desinflación del país realizado como se había anunciado.

Sólo el hecho de que el país cuenta ahora con una curva de rendimiento de 5 años en pesos es algo verdaderamente notable, y bastante raro encontrar en la mayor parte de la historia financiera (y altamente inflacionaria) de Argentina.

Esta curva de rendimiento no es una cosa menor, ya que permite a los participantes en el mercado tener herramientas más robustas para afinar sus perspectivas y estrategias. Si se tiene en cuenta la última encuesta de la inflación REM, se espera que la inflación 2017 llegará a un 19,9% mientras que la inflación de los próximos doce meses (septiembre 2016 a septiembre 2017) la proyección está en el 21,9%. Sobre el papel, estas proyecciones indican que las tasas de corto plazo de 27.75% y las tasas reales de interés de 5,85% podrían ser interpretadas como demasiadas altas para muchos observadores del mercado. Por lo tanto, jugar una trayectoria de desinflación más rápido de lo esperado, mientras se benefician de las tasas de interés reales positivas, podría tener sentido total.

Algunas razones apoyan la tesis de que el gobierno debería administrar para reducir la inflación a su meta mensual de 1,5% antes de lo esperado: la estabilidad FX, fuerte caída en los niveles de actividad, el hecho de que el país no verá su aumento de facturas de servicios públicos de precios para el próximo semestre, al menos (gracias a la Corte Suprema), y porque el banco central ya ha absorbido todos los excedentes de liquidez heredadas en 2015.

Sin embargo, a pesar de estas razones, es importante ser prudentes ya que el país todavía está a medio camino a lo largo de su camino hacia la normalización de precios.

La prudencia es la norma

Con el fin de entender cómo la desinflación se lleva a cabo en el país, algunos datos deben ser confirmados. Por ahora, la evidencia disponible no demuestra de manera concluyente que la Argentina está convergiendo a una tasa de inflación del 1,5% mensual (20% anual) todavía. Esto puede evaluarse examinando la forma cautelosa en que se ha mantenido el banco central del país. Mientras que todavía está en el camino de la reducción de las tasas de interés, su ritmo sigue siendo moderado.

Por otro lado, la inflación no ha dejado de ser una preocupación en el país, como las distorsiones de precios continuarán afectando a la misma. Las facturas de servicios públicos y billetes de transporte público con el tiempo tendrán que subir, y esto tendrá un efecto claro sobre la inflación y el ingreso disponible.

Seeking Alpha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s