Puerto Madero es “zona verde” en Buenos Aires.

alvear-tower-1200x900

No hay lugar como éste. No sólo está aislado de la capital, casi parece completamente aislado de Argentina. Aquí es donde la élite compra para la posteridad, pero no necesariamente para vivir. Lionel Messi tiene un apartamento aquí en The Chateau. Es donde los ejecutivos globales se ocultan del resto de la realidad de la sacudida crisis de Argentina.

Un día soleado en marzo, frente a la Casa Rosada del nuevo presidente, Mauricio Macri, partidarios del Partido Socialista de los Trabajadores protestan el 40% de inflación. Ellos quieren un aumento. Es ruidoso. Y está lleno.

A los pocos minutos de distancia en coche, a través de un puente sobre un delta del famoso Río de la Plata de Argentina, se entra en la burbuja de Buenos Aires. Esta calmado. Se puede oír el ruido de los equipos de construcción – en su mayoría motosierras. gente hermosa pasea dentro y fuera del Faena, un hotel de lujo como ninguna otra cosa en la ciudad. A diferencia de una lista de los barrios de Palermo y Recoleta, Puerto Madero está aislado. No hay nadie que pida cambio. No hay casi ningún crimen. De hecho, ni siquiera se habla de ello.

Durante los últimos 35 años, las ganancias de capital en bienes inmuebles aumentaron 120%. Aquellos con ingresos de alquiler añaden plusvalías  más los ingresos se elevan 562,9%, según el Banco Central de Argentina.

“Yo diría que tal vez el veinte por ciento de las personas que viven aquí son argentinos”, dice Carolina Luechetta, una gerente de instalaciones a cargo del nuevo proyecto de construcción de la torre Alvear. Es el último residencial de gran altura en América del Sur. En el piso superior 54º de la torre Alvear, están todas las mezclas de hormigón, yeso y ventanas sucias con vistas al Río de la Plata. trabajadores de la construcción están construyendo un restaurante y un bar. Se llama temporalmente La Vista. El piso 28 se vendió recientemente a un magnate de los productos farmacéuticos no revelado. Viene con su propia piscina. “Son todos de México, Uruguay, Chile, Colombia,” dice ella, enumerando los primeros hogares de los compradores. “Todas las 48 residencias aquí son de propiedad de inversores argentinos, pero no está viviendo aquí. Están alquilándolos a personas de todo el mundo, dice ella. La propiedad está programada para abrir en 2018 y se vende por alrededor de 9.000 $ por pie cuadrado en las primeras 19 plantas, entonces al menos $ 14.000 por pie cuadrado del piso 20 en adelante.

A pocas cuadras de distancia en Mulieris Tower con vistas a una laguna y la ciudad en sí, una de tres dormitorios y dos baños de 3,000 pies cuadrados de apartamentos va por $ 1,7 millones. Para los argentinos de riqueza, y seguramente para los extranjeros ricos, es el cambio absolutamente tonto.

“Estos son algunos de los apartamentos más caros de la ciudad; más caro que Palermo. Pero ahora se pueden encontrar lugares en Puerto Madero a precios similares a los barrios de lujo … e incluso más baratos “, dice Dina Crusizio, directora de bienes raíces residenciales en L.J.Ramos firma de corretaje en Buenos Aires. “Si usted es un inversor le diría que comprara en todas partes,” dice ella, incluyendo a Puerto Madero en la mezcla.

Vivienda de Puerto Madero no hay un esquema para hacerse rico rápido. Producción de alquiler es de un máximo del 5% y por lo general por debajo del 4%. La inflación es alta. La moneda es todavía débil, por lo que las casas compradas en dólares y en pesos de alquiler no son siempre un ganador.

“Lo que es interesante es la revalorización del capital en estas propiedades”, dice Crusizio. “Los valores están subiendo. Por lo general, su inversión en Buenos Aires va a crecer. Alquiler horrible y bajo rendimiento no están asustando a la gente”, dice ella. Los inversores extranjeros están husmeando ahora que tenemos un gobierno estable amigo del mercado “.

Macri reemplazó a Cristina Kirchner este mes de enero, poniendo fin a décadas de la economía de Kirchner, hiperinflación, una economía cerrada, la cesación de pagos, y el cansancio ‘culpar a Estados Unidos primero “retórica de la izquierda latinoamericana. Que está detrás de Argentina, por ahora.

El desarrollo de Puerto Madero comenzó en la década de 1990 como un lote residencial y comercial planificado. En realidad, nunca prendió debido a su aislamiento del resto de la ciudad. Luego, vino la crisis económica de 2001. La economía se cayó a pedazos. Las multinacionales estaban llamando a sus ejecutivos de vuelta a los EE.UU. y Europa. Las empresas de vivienda se desplomaron. El peso se derrumbó. el capital a largo plazo era inexistente. Sólo los valientes vieron la oportunidad allí, con miras a muy largo plazo y la capacidad de financiar proyectos con su propio capital. Un puñado de desarrolladores hicieron un montón de dinero, incluyendo a Alan Faena y David Sutton del Grupo Alvear.

Hoy en día, tal vez 20.000 personas viven en esta zona verde. Hay muy pocas parcelas de tierra que quedaron. Los inversores tienen que ir más al sur, cerca de Muelle Uno, que todavía es caro y arriesgado porque no hay nada allí todavía.

Para los argentinos, Puerto Madero es difícil de vender. No es fácil alquilar a la gente del lugar, y el mercado está posicionado – principalmente solteros, celebridades y extranjeros.

A pesar de esto, grandes promotores están asumiendo el riesgo. Es una oportunidad para ellos para pintar el horizonte de Buenos Aires con su propia marca de la llamarada moderna, ya sea con una dosis de atractivo sexual como el Faena, o el tango clásico argentino, como el Alvear.

El magnate argentino de bienes raíces Jorge Pérez, que dirige Related Group con sede en Miami, está invirtiendo más de $ 250 millones en dos torres de lujo en Puerto Madero. Una de las torres será un hotel de lujo.

“Estamos muy contentos con esta decisión. Por último, vemos todas las condiciones necesarias para construir nuestra primera propiedad en Argentina “, dijo Pérez.

Si el banco central argentino es correcto acerca de hacer a los bienes inmuebles el principal activo de crecimiento en el país, y si Macri puede sobrevivir cuatro años mediante el control de la inflación, entonces no hace falta decir que el país está abierto para los negocios. Los inversores a largo plazo son cautelosamente optimistas.

Del 12 al 15 de septiembre la ciudad acoge un simposio inversor para reintroducir los CEOs globales en el país. Bob Dudley, CEO de BP; Muhtar Kent de Coca-Cola, y la empresa capitalista EE.UU. Tim Draper asisten como ponentes.

“Estamos tratando de reincorporarnos en la agenda mundial”, dice Juan Procaccini, presidente de seis meses de Inversiones de Argentina y la Agencia de Promoción Comercial. “Estamos empujando con fuerza en el lado político, pero también en el lado de la inversión para mostrar que hay oportunidades aquí”.

De vuelta en Puerto Madero, el sol se desvanece en los cascos de los equipos de construcción que han pasado gran parte de los últimos 10 años la construcción de este barrio antiguo portuario de almacenamiento de la nada.

“Hace algunos años nuestra propiedad Icon se vendía a $ 4,000 por metro cuadrado y ahora se encuentra en el mercado a $ 15.000 en menos de ocho años”, dice Andrés Kalwill, director de nuevos proyectos para el Grupo Alvear. El Icono de Alvear es un complejo de uso mixto que se puso en marcha en 2009. Fue terminado este año. “El precio que está pagando por una propiedad aquí hoy no es el mismo precio que vas a verlo en dos años”, dijo.

Forbes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s