The Izquierda Horror Show

 Alejandro Borensztein

En la Argentina hay cierta izquierda prehistórica cuya representación más gráfica es el cuento popular de un tipo que llega a su casa, encuentra a su mujer en la cama con otro, sale a la calle y quema una bandera de Estados Unidos.

Montado en esta idea, se ha tratado de instalar un concepto que podría sintetizarse más o menos así: el país fue gobernado durante 12 años por la izquierda y ahora es gobernado por la derecha.

Ante semejante huevada, vale la pena reflexionar especialmente ahora que la resistencia kirchnerista comandada por Máximo, D’Elía, Boudou y Esteche ha salido a la calle a enfrentar y terminar con este gobierno de derecha y sus lacayos imperialistas. Lo antes posible. No sea cosa que cuando caiga la dictadura de Macri, los kirchneristas no puedan asumir porque estén todos presos.

¿Realmente nos gobernó la izquierda? ¿Es el actual un gobierno de derecha? Veamos.

Cerremos los ojos, respiremos hondo y visualicemos: ¿Daniel Osvaldo Scioli era la izquierda y Mauricio Macri es la derecha? No me hagan reír, diría Nicolás del Caño, candidato a presidente por el Frente de Izquierda.

¿Se puede dejar 30% de pobres después de la mayor bonanza regional de la historia y decir que fueron un gobierno popular de izquierda?

Cuando Kicillof dice (textual de esta semana) “ahora la gente tiene que elegir entre comer o pagar las facturas”… ¿está loco o está reconociendo que administró tan mal que si al pueblo le sacás 500 mangos mensuales (en el peor de los casos) ya no le alcanza para comer?

Si este razonamiento es correcto, quiere decir que después de diez años en los que llovieron los dólares de punta, el pueblo argentino puede acceder a tener luz, agua o gas, siempre y cuando el Estado se los regale. Eso es lo que en el diccionario de la izquierda kirchnerista se define como “la década ganada”. Dícese también del período en el cual los ricos en general y los bancos en particular ganaron más guita que nunca. La frase tiene otras acepciones relacionadas con los conventos y las Islas Seychelles, pero no vienen al caso.

Si eso fue de izquierda, por las dudas no lo repetiría en voz alta frente a Luis Zamora, Altamira o Vilma Ripoll.

Tampoco hablaría de progresismo. Al menos no lo haría delante de Margarita Stolbizer. Por respeto a una dama progresista que si encima se llega a enojar un poquito más va a terminar metiendo preso hasta al jardinero de El Calafate.

No quiero ponerme pesado pero si pagarle a los buitres era una política de derecha, ¿qué clase de política fue pagarle al Club de París, sólo un par de meses antes, más de 9.000 palos verdes sin chistar?

La discusión política de este tiempo es muy difícil porque, sin alardear, me temo que se ha cumplido una profecía escrita en esta página años atrás: “nada peor para un progresista que un mal gobierno de izquierda”.

¿Eso quiere decir que ahora tenemos un gobierno de derecha? Marcos Peña y sus muchachos dirán que no y además agregarían que gestionar bien no es de derecha ni de izquierda. Por un lado es cierto y por otro lado es una clásica respuesta de derecha. Lo de gestionar bien aún estaría por verse.

Cuando Macri dice “guerra sucia” en lugar de “terrorismo de estado” ¿está queriendo decir que él es de derecha o simplemente ese día faltó el profesor particular de progresismo? Alumno Macri, repita conmigo: dic-ta-du-ra. Y el Presidente, que no es un alumno fácil, responde: den-ta-du-ra. Más vale que el segundo semestre le arranque rápido.

Sin embargo ahora cerremos los ojos y pensemos en Maria Eugenia Vidal. Ella sola con su alma se está enfrenando a todas las mafias de la provincia de Buenos Aires, incluyendo la que está enquistada en la Bonaerense y la de los narcos. En el medio de semejante quilombo, promulgó la ley del boleto estudiantil.

Por su parte, la izquierda kirchnerista que apedreó a la gobernadora la semana pasada, se pasó la década ganada homenajeando a los pibes asesinados por reclamar el boleto estudiantil en la trágica noche de los lápices, mientras les cobró religiosamente el bondi durante 12 años a todos los estudiantes.

Visualicemos con una mano en el corazón y sin fanatismo: ¿Vidal es la derecha y Aníbal… era la izquierda!!??

Por más evidencias que les muestren, ellos insisten en que son la izquierda. Veamos. Sin repetir y sin soplar, cosas que tienen en común Julio De Vido, Guillermo Moreno o Josesito López con, por ejemplo, François Mitterrand, empezando… ya!… Aha… ¿Quieren un ejemplo más cercano? Cosas en común con Tabaré Vázquez… ¿¿Y con Mujica??. Bien, mejor pasemos a otra cosa.

Como Cerruti y Sabbatella no son Sarte y Simone de Bouvoir, escapan del problema diciendo junto a Mariotto que ellos son el “campo nacional y popular”. Gente como el Adolfo Rodríguez Saá, Duhalde o Moyano bien podrían contestar “¿Ah si?? ¿Ustedes tres y cuantos más?” No menos anacrónicos, Hebe o Larroque son al pensamiento de izquierda lo que el arzobispo Aguer a la Iglesia. Para los que no leyeron la columna que el prelado publicó esta semana, entre otras cosas habló de “cultura fornicaria” y la remató diciendo que “la masturbación es animaloide” (una pena que piense así, con lo bueno que es para bajar el colesterol).

Ni hablar de los chicos de Carta Abierta, autodefinidos como la intelectualidad de izquierda, quienes en una de las asambleas más memorables estallaron en carcajadas por un chiste sobre el brazo de Scioli. Mal que les pese, siempre estuvieron más cerca de Marrone que de Malraux (con todo respeto y cariño por el gran Pepitito).

Terminaron votando a Scioli y pidiendo que lo maten rapidito para que asumiera Zannini, tal como lo confesó pública y graciosamente uno de sus miembros llamado Eduardo Jozami.

Insisten en que Maduro y el pajarito son la izquierda. Y que Obama, que se abrazó con Castro y juntos sellaron la paz entre las FARC y el gobierno de Colombia, es la derecha. Más vale que vayan entendiendo que hoy Cuba es el aliado estratégico más importante que tiene EE.UU. en Latinoamérica.

Si esta gente es nuestra izquierda y el gobierno actual es nuestra derecha, la conclusión es demoledora: la derecha argentina esta mucho más aggiornada que la izquierda argentina.

Marcharon para resistir contra un gobierno al que llaman dictadura de derecha. Solo les falta llegar a casa, encontrar a su pareja en la cama con otro, salir a la calle y quemar la bandera de Estados Unidos.

logo-st

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s