“iBoat”, el invento póstumo de Steve Jobs que acaba de ser desvelado

57b5e4b4c4618832358b457e

Un dispositivo para controlar y monitorizar embarcaciones, diseñado por el gurú de Apple, ha sido ahora certificado por la oficina de patentes norteamericana.

Un sitio web dedicado a las innovaciones del gigante tecnológico Apple ha anunciado que el difunto director ejecutivo de la compañía pudo inventar antes de su muerte un sistema de mando para yates y otras embarcaciones. Entre agosto de 2011, fecha de la muerte de Jobs, y marzo de 2013, cuando se presentó la petición de registro, varios empleados de Apple corroboraron que el nivel de los esbozos de Jobs permitían que se le pudiera atribuir la patente.

Hasta ese momento, eran 323 las patentes registradas que lo designaban como inventor. Pese a que durante estos años otros diseños también han querido incluir a Jobs a modo de homenaje, recientemente se ha confirmado la número 324, en la que el genio trabajó en sus últimos días. Y no, no se trata de tablets, teléfonos o relojes, esta vez su público era algo más exclusivo. La oficina norteamericana de Patentes y Marcas ha oficializado una nueva patente, propiedad de Apple y de la compañía de domótica Savant Systems, que acredita a Steven P. Jobs como primer inventor de la misma. Según la web Patently Apple, la petición de registro se hizo en marzo de 2013 bajo el nombre, poco comercial, de “Mando de control remoto empleando un dispositivo móvil inalámbrico”. Para ser más claros, Jobs diseñó un iPad para barcos.

Lo que probablemente habría sido denominado como ‘iBoat’ es un aparato electrónico similar a un smartphone, con una pantalla táctil desde la que se podría dirigir y monitorizar el funcionamiento de la embarcación. No es casualidad que este sea el último invento conocido de Jobs, ya que seis años atrás estaba inmerso en la construcción del ambicioso yate que jamás llegó a ver zarpar, al fallecer meses antes de se terminara de construir. Venus, la diosa romana del amor (y un involuntario homenaje al gran éxito de Mecano), fue el nombre elegido para el barco en el que el genio de la marca de la manzana había planificado el retiro soñado debido a su maltrecha salud. Esta pionera domótica náutica le hubiera permitido controlar desde el aire acondicionado de las habitaciones hasta la dirección del timón con solo mover un dedo.

planos-jobs-1

En cuanto a las especificaciones técnicas, el funcionamiento de la última invención de Jobs se basaría en la comunicación inalámbrica gracias a una interfaz emparejada al sistema de control electrónico del barco. Esta llevaría incorporados varios sensores que recopilarían información medioambiental como la profundidad del agua, la dirección del viento o su velocidad. También ofrecería información del vehículo a tiempo real (estado del motor, controladores de propulsión) sirviéndose de un monitor de salud que permitiría desactivar el control remoto si se detectan fallos en algún sistema. Asimismo, la patente desvela la existencia de un control remoto del timón, con el que se podría variar la dirección del yate tomando el sol en la cubierta del mismo.

planos-jobs-2

Pese a que el fallecimiento de Jobs frustró la materialización de la patente, Venus, cuyo coste ronda los 110 millones de euros, ya surca los mares. Una embarcación diseñada por el prestigioso Philippe Starck, cuya conversación con Jobs para hacerse cargo del trabajo apenas duró quince segundos por teléfono. “¿Le gustaría hacerme un barco?” fue todo lo que dijo el gurú. Esta curiosa unión de dos genios del diseño deja todavía un dato aún más impactante: “Lo diseñé todo (todo, todo, todo) en una hora y media. Todo encajaba. Trabajé extremadamente rápido”, explicó Starck a la edición francesa deVanity Fair. Jobs le dio carta blanca para diseñar Venus con solo tres requisitos a tener en cuenta: el casco debía medir 82 metros exactos, solo contaría con seis habitaciones idénticas (para familia y tripulación) y lo tercero y más importante, debía ser silencioso. “Steve quería estar seguro de que los jóvenes podrían situarse en la parte delantera del barco mientras él estaba detrás y viceversa. Estaba obsesionado con el silencio. En su casa, ni los niños hacían ruido, ni el perro, ni su mujer… Nadie hizo ningún ruido, nunca”.

En diciembre de 2012, un año después de la muerte de Jobs, el barco zarpó por primera vez desde el puerto de Ámsterdam. De diseño minimalista, cuenta con un casco de aluminio ultraligero cortado en una sola pieza y la cubierta es de madera de teca. La viuda de Jobs, Laurene Powell, es ahora la patrona de un Venus que ha atracado en los puertos de Barcelona y Palma de Mallorca, entre otras ciudades. Starck, por su parte, la ha demandado por la omisión del pago de hasta tres de los nueve millones acordados como tarifa. Ahora que la autoría de la patente es oficial, desconocemos si entre los planes de Tim Cook está el fabricar y comercializar este ‘iBoat’, que convertiría cualquier embarcación en la versión acuática de Kitt, el coche fantástico. Y para aquellos fans de Apple que no sean millonarios, lo sentimos, parece que la última genialidad de Jobs se sale del presupuesto (un poco más de lo habitual). Pero, ¿alguien puede culpar al visionario más grande de nuestra época de querer sentirse como David Hasselhoff? Nosotros tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s