La nueva reforma del Presidente de Argentina se enfrenta a su primera gran prueba

CHILE-ARGENTINA-BACHELET-MACRI

Mauricio Macri sabía que pronto se enfrentaría retroceso en contra de sus reformas económicas orientadas al mercado.

Cuando el presidente argentino, Mauricio Macri asumió el cargo en diciembre, él sabía que no pasaría mucho antes de que él enfrentaría un retroceso en contra de sus reformas económicas orientadas al mercado.

A menos de seis meses de haber asumido su cargo, ya ha llegado ese momento.

“Él está en demasiado de prisa”, dice Carlos Quiroga, de 43 años, quien con su esposa tiene un pequeño negocio de lavandería en Buenos Aires.

La administración de centro-derecha de Macri se acercó a la economía de pulverización catódica como un mecánico restaura un coche destartalado. Los políticos se trasladaron a solucionar todos los problemas a la vez, esperando que esto fomentaría rápidamente  un clima de negocios robusto e impulsar el crecimiento.

Uno de esos problemas es el déficit presupuestario. En 2015, bajo el gobierno de izquierda de Cristina Fernández de Kirchner, que era el más ancho de tres décadas: 5.4% del producto interno bruto. Para reducir el déficit, Macri ha estado recortando el gasto público, aunque de forma gradual. En teoría, esto va a controlar la inflación, que-en torno al 40% después de una moneda devaluada de diciembre-podría provocar inestabilidad y frustrar la inversión empresarial.

Pero a pesar de estas reformas se han encontrado por hosannas entre los inversores extranjeros, que están infligiendo dolor a corto plazo en el hogar: avivar la pobreza, la ira y el oportunismo político.

Quiroga votó a favor de Macri porque estaba cansado de Fernández. Pero ahora se está cuestionando la decisión del nuevo presidente por cortar subsidios a la energía y el transporte. Esos subsidios eran una carga para las finanzas del gobierno, pero, ya que han sido cortadas, las facturas de agua y electricidad de Quiroga se han disparado, aumentando los costes así como él ha sido reacio a subir el precio del servicio de lavado y secado (alrededor de $ 4,70 por bundle) por miedo a perder clientes.

Mientras tanto, con las tasas de interés del Banco Central como el aumento de hasta 38% para incrementar el ahorro en pesos y cortar el gasto del consumidor inflacionario, Quiroga se queja de que no hay crédito barato para invertir en su negocio.

“Sí, Macri heredó cosas en mal estado, pero no se puede revertir 12 años tan rápido”, dice Quiroga, en referencia a los tres términos consecutivos que el partido de Fernández estuvo en su cargo. “Con las cosas como están, seguir apoyándolo.”

En un primer momento, Macri obtuvo el apoyo de los legisladores de la oposición peronista. Fundamentalmente, hace varias semanas respaldaron su arreglo de una disputa de la deuda de años de duración con los fondos de cobertura de Nueva York que habían presentado reclamaciones durante miles de millones de dólares como consecuencia de la cesación de pagos de Argentina 2001.

Pero los legisladores ahora parecen ser menos flexible. Este mes aprobaron una ley para evitar despidos en medio de una ola de recortes de empleo realizados como la economía se contrae. Macri lo vetó rápidamente, diciendo que desalienta la inversión empresarial.

En otra señal de frustración, líderes sindicales influyentes erizados por las políticas económicas de Macri también llevaron a cabo una gran manifestación contra el gobierno .Y el martes cifras oficiales de la actividad económica a partir de abril-que mostraron una caída inesperada empinada 6,7% de la actividad industrial – parece esbozar un cuadro feo.

Mientras Macri está lejos de una crisis política, que está gobernando bajo una nube oscura: ningún líder democrático no peronista ha logrado completar su mandato desde que el presidente Marcelo T. de Alvear en 1928.

Hasta hace poco tiempo, según los analistas, Macri había estado maniobrando con habilidad para gobernar con eficacia.

Pero en un momento en que los líderes extranjeros y los mercados financieros todavía lo aplauden, la situación interna es cada vez más tensa. Sus índices de aprobación se redujo de 51% en marzo al 44% a finales de mayo, de acuerdo con la respectiva empresa de encuestas local respetadaManagement and Fit.

Si su popularidad cae demasiado, existe el peligro de Macri podría ceder a la presión política y la facilidad de hacer frente al déficit presupuestario (a menudo llamado “deslizamiento/slippage” ). Si lo hace sin dejar de recurrir a los mercados internacionales de renta fija a altas tasas de interés, la Argentina podría virar hacia otro default en la línea, dice Fernando H. Narvajas, economista de FIEL, un centro de investigación política argentina.

“Lo que veo internacional es un juego de personalidad”, dice María Victoria Murillo, profesora de la política argentina en la Universidad de Columbia. “La percepción de un tiempo de sueño, que esté alrededor. Pero el país es una historia diferente; dificultades están empezando a surgir “.

El presidente estadounidense Barack Obama elogió a Macri como “un hombre con prisa” sobre las reformas económicas. Paul E. Singer, un gestor de fondos de cobertura multimillonario involucrado en la disputa de la deuda, le escribió un tributo en Time la lista de las personas más influyentes del mundo de la revista. Y cuando Argentina vendió bonos extranjeros recientemente por primera vez en 15 años, sse haya emitido un documento de países en desarrollo de $ 16,5 mil millones. Con una demanda que alcanzó cuatro veces en las que, también ha habido espacio para los gobiernos provinciales y las empresas para empezar a aprovechar el entusiasmo del mercado .

Aún así, los políticos saben el futuro político de Macri depende en gran medida los signos de recuperación económica tangible en la segunda mitad del año.

“Estamos en nuestro punto más bajo ahora,” el jefe de Gabinete Marcos Peña, dijo recientemente a la radio local, en referencia a un informe elaborado por investigadores de la Universidad Católica de Argentina que mostraban la pobreza aumentando drásticamente desde que Macri asumió el cargo.

Sin embargo, Peña insistió: “Es el camino que tenemos que seguir para empezar a crecer de nuevo.”

El crecimiento fue del 2,1% en 2015, una mejora en la atonía de los últimos años, pero los economistas dicen que esto fue impulsado por un diluvio insostenible de gasto público antes de las elecciones.

Para ventaja de Macri, la paciencia del público debe soportar durante un tiempo más largo, dice Pablo Knopoff, un estratega político de la consultora Isonomía en Buenos Aires.

“Macri ancló sus expectativas en el futuro”, dice Knopoff.”Los argentinos están preocupados, pero optimistas de que las cosas van a mejorar”, añade, explicando cómo la desilusión generalizada con Fernández ha dado a Macri tiempo extra. Como una de las claves del éxito, el economista Narvajas apunta a un proyecto de ley de amnistía anunciada la semana pasada . Tiene el propósito de atraer a los argentinos para repatriar a miles de millones de dólares escondidos en el extranjero, lo que impulsaría las finanzas de la nación y permitir financiar políticas como los pagos de pensiones más altas.

Macri sólo puede ser capaz de orquestar una recuperación económica antes de que haya repercusiones políticas y sociales muy altos, algunos economistas predicen.

Antonio Dip, un vendedor de flores de la calle en Buenos Aires, está de acuerdo.

Tengo fe ciega, dice Dip, 82. Con Macri, Argentina va a levantarse.”

Fortune

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s