Cambios de divisas ponen economía argentina en el nuevo camino

BUENOS AIRES, Argentina (AP) – Argentina levantó las restricciones profundamente impopulares en la compra de dólares estadounidenses el miércoles con el objetivo de poner fin a un sistema monetario bizantino que hizo difícil para que las empresas operen y dio lugar a un mercado negro en auge.

La medida, una promesa de campaña del nuevo presidente Mauricio Macri, fue esbozada por el ministro de Finanzas Alfonso Prat-Gay. La decisión, junto con la elevación de los impuestos a la exportación de muchos productos agrícolas anunciadas a principios de esta semana, expondrá la tercera mayor economía de América Latina a las fuerzas del mercado internacional de manera que no se ve de una docena de años.

“Este sistema atragantó la economía durante los últimos cuatro años”, dijo Prat-Gay en rueda de prensa que fue transmitida en vivo la noche del miércoles. “Ahora estamos volviendo a la normalidad.”

El intento de apuntalar la disminución de las reservas de divisas, la administración anterior de la presidenta Cristina Fernández estableció restricciones a la compra de moneda extranjera en 2011. Fue una de las muchas políticas proteccionistas instituidos durante 12 años de gobiernos liderados por Fernández y su difunto esposo y antecesor en la presidencia, Néstor Kirchner.

Los argentinos que querían comprar dólares, una práctica común en un país de América del Sur con una larga historia de crisis financieras, tenían que cumplir varios requisitos. Y la mayoría se limita a unos pocos cientos de dólares al mes – cuando la moneda estadounidense estaba disponible en los bancos.

Los límites, llamados localmente un “cepo”,  llevado a tipos de cambio duales. En el último año, mientras que la tasa de cambio oficial se fijó alrededor de 9 pesos por dólar, en el mercado negro del dólar llegaba hasta 16 pesos.

Las empresas, especialmente aquellos que necesitan para hacer frente en dólares, fueron profundamente afectados. Mientras que el gobierno de Fernández insistía en que los dólares que entraban en el país era al cambio oficial, conseguir dólares a esa tasa, en todo caso, resultaba difícil.

“El ‘cepo’ mató la oferta de dólares. No se detuvo la demanda”, dijo Prat-Gay.

Mientras que el cambio va a ser celebrado por los inversores internacionales y recibido por muchos argentinos, también hay mucho temor acerca de una fuerte devaluación del peso, y lo que podría hacer para ya los altos precios.

La inflación anual de este año se estima en alrededor de 30 por ciento. Entre el momento que Macri fue elegido el 22 de noviembre y toma posesión la semana pasada, muchos negocios aumentaron los precios con la esperanza de protegerse a sí mismos contra cualquier devaluación. Otras empresas, como fábricas, simplemente cerraron a esperar a ver qué pasa con el peso.

En las últimas semanas, los economistas han estimado que el valor real del peso es de alrededor de 14 o 15 por dólar. Por primera vez en cuatro años, que se pondrá a prueba cuando los mercados se abran el jueves.

Existe la preocupación que esa medida podría conducir a una corrida en los bancos por los argentinos dispuestos a comprar dólares. Las reservas de divisas de la nación son un poco más de $ 24 mil millones, una cantidad muy pequeña para un estimado de $ 600 mil millones economía.

Sin dar detalles, Prat-Gray dijo que para aislar contra este riesgo, su equipo había estado negociando con China y varias instituciones financieras para llevar rápidamente en varios miles de millones de dólares durante el próximo mes.

Yahoo

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s