Argentina abre sus puertas al fin

Por primera vez en dos décadas, la Cámara de Comercio de Estados Unidos está trayendo líderes empresariales a Argentina. Los fondos de cobertura globales están comprando los activos del país. Los agricultores a través de las pampas fértiles se están preparando para vaciar las bolsas de silo de maíz y soja después de años de la retención de parte de su cosecha en la ira de las políticas fiscales.

Nueve días antes de una elección presidencial seguido de cerca en Argentina, sería difícil exagerar el nivel de expectativa en el mundo de los negocios. Brasil Foods, la mayor compañía de alimentos de Brasil, se está expandiendo dos fábricas y la planificación de las adquisiciones. BayWa AG, el comerciante de granos con sede en Munich, es la construcción de su primera oficina en la segunda economía más grande de América del Sur. Arca Continental SAB, No.2 embotellador de Coca-Cola en América Latina, habla de “gran oportunidad”.

“Hay muchas, muchas oportunidades en ese país”, dijo el presidente ejecutivo Francisco Garza Egloff de Arca Continental en una conferencia telefónica con inversionistas octubre 23. “Bien ubicado, bien posicionados en términos de energía, materias primas y así sucesivamente, sin deuda. Es una tremenda oportunidad de trabajar con una población bien educada y preparada “.

El cambio de actitud es cruda. Durante años, hacer negocios en la Argentina ha sido enormemente frustrante, con un 30 por ciento de inflación, los controles de divisas que hacen más costoso de conseguir dinero fuera del país, el crecimiento económico por debajo de la par y las políticas gubernamentales impredecibles. La recompensa nunca ha parecido más cerca de las empresas extranjeras que se pegaron a cabo, apostando a un país que es el hogar de una fuerza laboral educada, las reservas de la segunda mayor de gas de esquisto en el mundo y la tercera fuente más importante de las exportaciones de soja podrían finalmente normalizarse. El 22 de noviembre, los argentinos elegen entre dos candidatos presidenciales que han prometido cambio de los últimos doce años de populismo de izquierda liderado por la familia Kirchner.

“Estamos recibiendo las propuestas adecuadas en este momento que esta elección puede representar una relación renovada con los EE.UU. y la comunidad empresarial de Estados Unidos”, dijo Jodi Hanson Bond, el vicepresidente para las Américas de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Las notas optimistas de empresas extranjeras siguen moviéndose  por los fondos de cobertura y otros inversionistas que dicen que la salida de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner traerá una ganancia inesperada.

Empresas de fondos de cobertura, incluyendo Soros Fund Management LLC, Tercera Point LLC y Perry Capital LLC han visto cómo sus inversiones se disparan en medio de especulaciones que el próximo gobierno resolverá una demanda de acreedores, volver a los mercados internacionales de capital y emprender reformas destinadas a impulsar el crecimiento.

No reconocida en todo el entusiasmo es que el cambio no puede ser rápido o fácil en la Argentina, y no hay escasez de pesimismo en la región en su conjunto con varios bancos europeos con reducción de sus operaciones en América Latina.

Argentina participa de una batalla legal épica con los fondos de cobertura que luchan por el pago total de la deuda que el país dejó de pagar en 2001. Sus datos económicos es visto con escepticismo por el Fondo Monetario Internacional. Su moneda está tan sobrevalorada, y los límites a la compra y venta del dólar son tan estrictos, que el país ha desarrollado varios tipos de cambio paralelos utilizados por los individuos y las empresas cuando no pueden obtener dólares a través de los canales oficiales.

Ambos candidatos presidenciales abogan por la necesidad de un cambio, incluso si tienen diferentes enfoques. De la oposición Mauricio Macri prometió levantar los controles de capital y dejar flotar el peso, mientras que Daniel Scioli del partido de gobierno se compromete a hacer reformas graduales manteniendo inicialmente los controles de divisas.

De cualquier manera, el cambio de gobierno tendrá repercusiones en más de 70 empresas que figuran en el índice S & P 500 que tienen la exposición a divisas en Argentina, según datos compilados por Bloomberg. El país también alberga algunos de los productores de energía más grandes del mundo, incluyendo BP Plc, Total SA y Petróleo Brasileiro SA.

“En términos de oportunidades de cara al futuro, la Argentina estaría en la parte superior en 2016,” James Harbilas, el director ejecutivo de la sede en Calgary Enerflex Ltd., dijo cuando se le preguntó por un inversionista donde vio la oportunidad más grande en América Latina para el proveedor de petróleo y servicios de campo de gas.

El tono optimista ha sido especialmente extendido entre las empresas con vínculos con la agricultura, uno de los sectores más afectados por las políticas fiscales de Fernández. Agricultores argentinos han protestado por lo que consideran un trato injusto por varios años, en parte por retener cultivos y almacenándolos en bolsas que pueden verse salpicado a lo largo de los caminos rurales, mientras esperan un nuevo gobierno y política.

Tanto Scioli y Macri se han comprometido a sacar/reducir el 23 por ciento de gravamen a las exportaciones de maíz y reducir el impuesto del 35 por ciento de las exportaciones de soja.

Eso es una buena noticia para Soren Schroder, el director ejecutivo de White Plains, en Nueva York Bunge Ltd., procesador de oleaginosas del mundo. Le dijo a analistas e inversores el 29 de octubre que, después de años de aislamiento, él ve a Argentina una apertura sin importar quién gane las elecciones.

“Todos creemos que a partir de algún momento del primer trimestre, el agricultor argentino comenzará a dejar sueltos en algunas de las semillas de soja que se acumulan”, dijo Schröder. “Van a estar sentados en más de 10 millones de toneladas de granos de como se ve en este momento a medida que avanzamos hacia la nueva cosecha, y algunos de los que deberíamos salir en el primer trimestre antes de su nueva cosecha de los cultivos.”

Archer-Daniels-Midland Co., procesador de maíz más grande del mundo dijo en una conferencia telefónica la semana pasada que espera que más exportaciones fuera de Argentina, mientras que BayWa dijeron a analistas e inversores, el 5 de noviembre, que se encontraron con la industria de la soja argentina a ser ” muy impresionante.”

Jorge Becerra, director gerente para América Latina de Boston Consulting Group, dijo que las empresas están viendo oportunidades para reforzar las inversiones en Argentina sin importar quién gane las elecciones. Las empresas centradas en la infraestructura, la energía y los servicios financieros se encuentran entre aquellos que buscan oportunidades en el país, según Becerra.

“Hay un renovado interés en la comprensión de cómo aprovechar, monetizar y promover el crecimiento en el país”, dijo Becerra desde Santiago.

agweb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s