Aquí está el legado real de los Kirchner en Argentina

Las estadísticas del gobierno a veces difieren de los cálculos privados

La presidente Argentina Cristina Fernández de Kirchner advierte a los votantes de que pueden perder todo lo que ganaron en menos de 12 años de gobierno por ella y su difunto esposo si votan por la oposición. Sus índices de aprobación muestran que la mitad de la población compra este relato, incluso como la fiabilidad de los datos económicos del país ha sido cuestionada por el Fondo Monetario Internacional y economistas privados. El candidato de su partido no obtuvo una victoria absoluta en las elecciones presidenciales de Argentina el 25 de octubre y se vio obligado a una segunda vuelta a finales de este mes.

En estos cinco cartas, tratamos de separar los hechos de la ficción.

Crecimiento económico

Néstor Kirchner heredó un país en un lío cuando asumió el poder en mayo de 2003. Menos de dos años antes, la Argentina había incumplido con $ 95 mil millones. Segunda economía más grande de América del Sur estaba en medio de una crisis económica ya que las reservas se agotaron y el gobierno se vio obligado a salir del sistema monetario de convertibilidad uno a un peso-dólar que redujo la inflación. La posterior devaluación – el peso cayó a alrededor de 3 pesos por dólar y oficios hoy alrededor de 9,5 por dólar – y la inflación erosiona el poder adquisitivo y  lanzó a la gente de trabajo y en la pobreza.

Gráfico 1 muestra una comparación entre el índice oficial mensual de la actividad económica, un proxy para el producto interno bruto, y un índice creado por la firma de investigación económica-Elypsis que utiliza indicadores que considera que siguen siendo dignos de confianza. 

Pero Kirchner también fue bendecida con el aumento de precios de la soja. Con el aumento en las exportaciones de granos, que representan más de un tercio de los ingresos de exportación de Argentina, la economía del país comenzó a crecer a un ritmo rápido durante el tiempo de Kirchner en el cargo y el primer mandato de Fernández. Altas exportaciones permitieron al gobierno a publicar tanto un comercio y un superávit fiscal, pero a medida que el boom se desaceleró, esos excedentes se han reducido y el gobierno ha tenido que reducir las importaciones, afectando a la fabricación, y ha tenido problemas para financiar el consumo que impulsó el crecimiento.
A medida que la economía se desaceleró y la inflación se elevó, los economistas advirtieron inconsistencias en la presentación de datos del gobierno. Las sospechas de que el gobierno estaba manipulando datos se agravan cuando a principios de 2007 Kirchner reemplazó a los funcionarios de la agencia nacional de estadísticas, conocido como Indec.

La brecha entre las estimaciones oficiales y privadas muestra cómo el gobierno comenzó a subestimar las depresiones y exagerar los picos, según Luciano Cohan, economista jefe de Elypsis.

Inflación

La disparidad fue más pronunciado cuando se trataba de la presentación de informes de la inflación. Llegó a ser tan desproporcionada que en febrero de 2013 Argentina se convirtió en el primer país en ser censurado por el FMI y se le dijo que se enfrentará a sanciones si no corrigen sus formas. El gobierno respondió a principios de 2014 con el lanzamiento de un nuevo índice de precios al consumidor en todo el país y anunció un nuevo año base para el cálculo del índice de PIB. Si bien los resultados de ambos índices estuvieron inicialmente cerca de las estimaciones privadas, la discrepancia se ha ampliado una vez más.

Pobreza

Es una historia similar cuando se trata de la pobreza. Casi la mitad de los argentinos eran pobres cuando los Kirchner llegaron al poder y las dos estimaciones oficiales y privadas coinciden en que los niveles se han reducido considerablemente. Mientras que el gobierno dejó de publicar el índice de pobreza a finales de 2013, diciendo que necesitaría tiempo para recalibrar después de comenzar el nuevo índice de inflación, Fernández en junio dijo que la tasa fue inferior al 5 por ciento y su ministro del gabinete ha reclamado que Argentina tiene niveles más bajos de pobreza que Alemania.

Desde 2007, el Centro de Investigación y Estudios de la República de Argentina, una unidad de investigación de un grupo que aglutina a los sindicatos de la Argentina, ha utilizado un promedio de estimaciones de inflación a partir de nueve provincias para calcular su propio índice de pobreza. Dice que los niveles de pobreza alcanzó el 17,8 por ciento en 2013. Otra medida independiente de la pobreza realizado por la Universidad Católica de Argentina estima los niveles de pobreza en el 28,7 por ciento de la población.

Empleo

Cuando los Kirchner asumieron el poder hace 12 años, los niveles de desempleo estaban por encima del 20 por ciento. Con la recuperación económica que siguió, fueron capaces de impulsar el crecimiento del empleo. La tasa de desempleo es la más baja en más de 25 años. Los críticos dicen que la caída se explica por una caída simultánea de la tasa de la población económicamente activa, que mide el número de personas empleadas o buscando trabajo activamente, lo que sugiere que hay menos personas que buscan empleo, ya sea mediante la adopción de la jubilación anticipada o el retraso de entrar en la fuerza de trabajo debido a los subsidios del gobierno, dijo Daniel Sticco, director del Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales.

Los números también son impulsadas por un aumento en el empleo del sector público bajo los Kirchner. Desde 2003, el empleo estatal se ha incrementado en un 60 por ciento a 3,5 millones de personas, o alrededor de una quinta parte de la fuerza de trabajo total, según la Fundación de Investigaciones Económicas de América Latina, o FIEL.

Deuda

Los Kirchner llegaron al poder a raíz del mayor default de la historia. Ellos reunieron a argentinos detrás de ellos al criticar los niveles de deuda de la nación acumulada durante la década de 1990 y se dispuso a reducirlos mediante negociaciones con los tenedores de bonos para reestructurar los títulos en default. Convencieron a los acreedores a aceptar un descuento del 70 por ciento y pagaron $ 9.8 mil millones en deuda con el FMI. En un discurso sindical en enero, Fernández fue capaz de afirmar que ella estaría dejando un país “libre de deudas”.

Será, tal vez, el legado más perdurable de los Kirchner. Gane quien gane el 22 de noviembre segunda vuelta – el candidato del partido gobernante Daniel Scioli o de la oposición Mauricio Macri – podrán contar con un amplio espacio para emitir crédito para ayudar a hacer frente a la letanía de problemas económicos que van a heredar.

-Con La presentación de informes por Aansh Mehta.

Bloomberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s