¿Puede Argentina responsablemente desarrollar su enorme potencial de petróleo de esquisto y gas?

Sólo un rápido vistazo a un mapa del mundo que muestra dos hechos básicos sobre la Madre Tierra – 1) Hay mucha más agua que tierra, y 2) el hemisferio norte tiene una participación desigual de la tierra firme del planeta. De hecho, dos tercios de las tierras secas de la Tierra está al norte del Ecuador. Cuatro de cada cinco millas cuadradas en el hemisferio sur es paisaje marino.

Aun así, los países del hemisferio sur han sido bendecidos con más de su parte de los recursos minerales – oro y mineral de hierro en Australia, el cobre en Chile, los diamantes en Sudáfrica, sólo para arañar la superficie. Brilla por su ausencia en la lista de abundantes riquezas naturales, sin embargo, son el petróleo y el gas natural. De los diez principales países productores de petróleo del mundo no se está en el hemisferio sur. Con muy pocas excepciones, los países de la zona han sido (y siguen siendo) los importadores netos de combustibles fósiles. Pero eso está cambiando gradualmente debido en gran parte a la tecnología hemisferio norte – la perforación horizontal y la fracturación hidráulica.

Potencial de clase mundial

En junio de 2013, la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) actualizó su evaluación de las reservas técnicamente recuperables de petróleo de esquisto y gas fuera de los Estados Unidos. Uno de los países del Hemisferio Sur hizo los cinco primeros con ambos combustibles – Argentina. Según la EIA, Argentina ocupa el cuarto lugar en las reservas de petróleo de esquisto en 27 mil millones de barriles, y el segundo en el gas de esquisto, con 802 billones de pies cúbicos. El informe se centró en 41 países, 96 cuencas sedimentarias, y 137 formaciones de esquisto apretados.

Argentina tiene el potencial de convertirse en un productor de petróleo de clase mundial y el gas.La buena noticia es más que bienvenido en un país que históricamente ha sido autosuficiente en petróleo y gas natural, algo único entre los países del sur. La industria petrolera de Argentina se remonta a 1907 cuando el petróleo fue descubierto por accidente a lo largo de la costa patagónica. Afrikáner inmigrantes se establecieron allí justo después de la Guerra de los Boers terminó en Sudáfrica. La perforación para el agua en la región semiárida, descubrieron petróleo.La ley argentina prohibió la propiedad privada de los recursos minerales, por lo que los bóers fueron trasladados a otra parte y el gobierno se hizo cargo de la petrolera.

El potencial de la riqueza del petróleo de esquisto se confía a un país con una larga historia de conflictos entre el gobierno y la empresa privada, lo que históricamente algunas dudas para la inversión extranjera. Un régimen argentino tras otro ha visto el petróleo y el gas natural como fuente de ingresos para ayudar a los fondos de décadas de la generosidad del gobierno y la mala gestión. A finales de la década de 1920, el gobierno construyó la ciudad de Comodoro Rivadavia para dar servicio a la industria incipiente. Comodoro, como se le llama, se convirtió rápidamente en el Houston argentino. En 1922, el gobierno estableció una empresa llamada Yacimientos Petrolíferos Fiscales o YBF, como primera empresa petrolera estatal del mundo, que posteriormente sirvió de modelo para la nacionalización en otros países latinoamericanos.

Durante su primer año de funcionamiento, YPF produjo 2,2 millones de barriles de petróleo – comparables a menos de dos días de producción actual Bakken – que representaron una cuarta parte de las necesidades del país. El resto de la producción argentina fue controlada por la Standard Oil de Nueva Jersey – ExxonMobil de hoy – y Royal Dutch Shell. Fuerzas del petróleo Anti-estándar nacionalizaron la exploración y producción de petróleo de la industria del país en 1927. Un golpe de Estado, algunos dicen por ingeniería por la Standard Oil, derrocaron al gobierno en 1929, que conserva la inversión privada, por el momento el bienestar.

Contratos de perforación con empresas extranjeras habilitadas YPF para aumentar la producción de cinco millones de barriles en 1934 a 109 millones de barriles en 1998, aproximadamente tres cuartas partes de la producción total de Argentina. Con los campos de Comodoro en disminución constante, YPF desarrolló recursos recién descubiertos principalmente en la provincia de Salta, en el extremo noroeste de la cuenca de Neuquén y en la sombra de la lluvia de los Andes. Con sede en Madrid Repsol YPF SA adquirió en el año 1999, a partir de un episodio más en la industria petrolera al revés de Argentina.

Repsol pagó $ 15 mil millones para YPF y con ello aumentó sus reservas en un 40 por ciento y su producción a la mitad. (Su nueva adquisición fue llamado Repsol-YPF.) Sin embargo, la producción y los beneficios en virtud de Repsol comenzó a caer casi de inmediato. La compañía culpó a los controles de precios del gobierno argentino y otras normativas sobre la crisis, mientras que el gobierno culpó a la empresa por la mala gestión y el abandono. Para el 2011, el sentimiento dentro de Argentina favoreció adquisición gubernamental de Repsol-YPL.

Rumores de nacionalización alimentaron un fuerte descenso en el valor de la compañía. En 2014, a raíz de un arbitraje por el Banco Mundial, Argentina nacionaliza YPF Repsol pagar $ 5 mil millones para la parte nacionalizada. El gobierno federal posteriormente accedió a compartir la propiedad de YPF con los gobiernos provinciales. Tras la nacionalización, el gobierno aumentó la inversión en YPF, especialmente en la exploración.

Las esperanzas puestas en una vaca muerta

En 2011, el Instituto de Petróleo y Gas de Argentina informó que la producción nacional de petróleo había disminuido un 22 por ciento en la década 2001-2010. Producción de gas natural había caído 15 por ciento desde 2004, con reservas probadas de gas natural por 43 por ciento.La caída fue la primera década desde 1907 que la producción nacional no había aumentado. La nación enfrenta una factura anual de importación de aceite de por lo menos $ 10 mil millones.

Las cosas comenzaron a dar la vuelta en 2010 – o al menos eso parece. Después de la perforación de dos pozos verticales en una formación de esquisto apretado llamado Vaca Muerta (“vaca loca” en español), YPF completó su primer pozo horizontal en julio de 2011. La formación se encuentra en el oeste de Argentina, al este de los Andes, en la cuenca de Neuquén. (Es una de las cuatro cuencas de esquisto en el país.) Estimaciones de reservas actuales de la Vaca Muerta son 16-22 mil millones de barriles de petróleo y 308 billones de pies cúbicos de gas natural. Números como los atraen mucha atención.

La Vaca Muerta está formada por shales, tizas y otras unidades de rocas sedimentarias. Se estableció hace unos 145 millones de años, por lo que es anterior a la Bakken por casi un cuarto de mil millones de años de historia de la tierra. En ese momento el área al este de los Andes emergente estaba cubierta por un mar poco profundo, lo que finalmente acumuló los organismos microscópicos que se convirtieron en petróleo y gas. Es también una época en que el supercontinente Gondwana estaba rompiendo enviando a América del Sur, Australia, África, India y la Antártida en su camino.

La formación cubre cerca de 12.000 millas cuadradas, aproximadamente del tamaño de Maryland, con espesores increíbles que llegan a 1.000 pies en algunos lugares. Sus promedios de profundidad de 7.000 a 8.000 pies. Al igual que el Bakken y otros yacimientos de esquisto apretados de América del Norte, la cuenca de Neuquén ha tenido un aceite convencional y la industria del gas durante décadas, que ofrece una serie de ventajas para el desarrollo futuro.Primero y más importante es que los funcionarios locales a entender el negocio del petróleo y en general son susceptibles de un mayor desarrollo. Además, la región cuenta con una mano de obra cualificada, una llena de todos los aspectos técnicos de exploración y producción.

Otras ventajas prácticas abundan aquí también. Neuquén cuenca geología se conoce bien debido a más de 100 años de la cartografía y caracterización. La región tiene uno de los sistemas de tuberías más extensas de América del Sur y también cuenta con una buena infraestructura vial y energía y es servido por una industria de servicios petroleros maduros.

Un montón de interés extranjero

Desarrollo de la Vaca Muerta es donde el desarrollo Bakken fue hace casi una década. Es decir, que se encuentra en sus primeras etapas. No obstante, la actividad está aumentando rápidamente. En julio de 2013, YPF firmó un acuerdo de exploración conjunta con Chevron dirigido principalmente al desarrollo de los recursos de petróleo y gas de esquisto apretados.Chevron acordó invertir $ 1.6 mil millones y perforar 132 pozos. Luego las compuertas de inversión abiertos.

En septiembre de 2013, la filial argentina de Dow Chemical Company, Dow Argentina, anunció que iba a perforar 16 pozos de gas natural horizontales en 2014 una inversión de $ 130 millones.En diciembre, Shell dijo que invertirá $ 500 millones en 2014 – a partir de $ 170 millones el año anterior. YPF también firmó un acuerdo de $ 400 millones con la compañía de servicios petroleros Archer Ltd. y un memorando de entendimiento con Petronas, la compañía petrolera estatal de Malasia (ese acuerdo se completó como de tres años, $ 550 millones proyecto piloto en agosto de 2014). En octubre de 2014, YPF anunció que había firmado un acuerdo de confidencialidad con la rusa Gazprom, el mayor productor de gas natural del mundo.

A finales de marzo de Chevron e YPF anunciaron 161 pozos habían sido fracked y un adicional de $ 1.6 mil millones serían invertidos a finales de año con una meta de 170 pozos fracked adicionales. Objetivo a largo plazo de la empresa es de frack un adicional de 1.500 pozos. En septiembre de 2014, los pozos existentes estaban produciendo 31.000 barriles por día, lo que aumentó a 45.000 barriles por día en abril de 2015.

El gobierno argentino ha dividido a la Vaca Muerta jugar en bloques de exploración y desarrollo gestionados por los consorcios de empresas con las que el gobierno tiene ofertas. YPF es socio en varios bloques. Mientras que la Vaca Muerta ha conseguido la mayor parte de la atención, Argentina cuenta con otras tres formaciones de esquisto apretados que albergan grandes cantidades de gas natural y petróleo y requerirán fracking para explotar. Incluyen la cuenca del Chaco en la frontera Paraguay-Brasil-Uruguay, la cuenca del Golfo San Jorge en la Patagonia centrado en Comodoro, y la cuenca Austral- Magallanes en el extremo sur.

bismarck tribune

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s