Elecciones presidenciales de #Argentina plantea opción económica #Arg

Las próximas elecciones presidenciales de Argentina es probable que marque un punto de inflexión para la economía atribulada del país.

Como la campaña se está preparando antes de la primera vuelta de las elecciones el 25 de octubre, los analistas están de acuerdo en una cosa – o bien las condiciones económicas van a mejorar, o van a ponerse mucho peor.

No importa quién gane, hay un alto riesgo de caos financiero en la segunda economía más grande de América del Sur, muchos observadores sienten que las políticas que rescataron a Argentina de su crisis 2001-02 y $ 100 mil millones (£ 66bn) impago de deuda, han ahora dejado de ser útiles.

Pero los dos candidatos presidenciales tienen enfoques divergentes.

Mauricio Macri, de la coalición conservadora Cambiemos, es la celebración de la posibilidad de gran cambio.

Mientras Daniel Scioli, el candidato del Frente de izquierda para la Victoria, la coalición de la presidente saliente, Cristina Fernández de Kirchner, está ofreciendo la certeza de la continuidad – incluso hasta el mantenimiento de la postura de línea dura del país en su disputa con Estados Unidos con los fondos de cobertura que llevaron a un segundo impago de la deuda del año pasado.

El Sr. Scioli está de pie porque la presidente Cristina Fernández de Kirchner está constitucionalmente impedida de postularse para un tercer mandato consecutivo, marcando el final de una era en la política argentina.

Durante más de 12 años, el “kirchnerismo” ha sido la fuerza política dominante en el país, con la presidente Fernández sucediendo a su difunto esposo, Néstor Kirchner, en el puesto más alto.

Pero las líneas generales de la política económica de la pareja se mantendrán en el caso de una victoria del Sr. Scioli, quien se encuentra muy por delante en las encuestas.

“Paraíso productivo”

En un reciente discurso, el Sr. Scioli expuso sus políticas económicas, que resultaron ser muy similares a las ya existentes.

En él parece estar depositadas sus esperanzas en aumentar el nivel de inversión externa en la Argentina, y dijo que espera atraer $ 30 mil millones al año de capital extranjero.

Sin embargo, él parecía no tener planes para ofrecer incentivos a posibles inversores , diciendo: “No queremos un paraíso fiscal, sino más bien un paraíso productivo.”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Rosario, 20 de junio 2014

Cristina Fernández de Kirchner se prepara para decir adiós a la presidencia

En verdad, muchas empresas extranjeras, de Calvin Klein a British Gas, se han ahuyentado por los controles monetarios y de capital que, entre otras cosas, han parado a ellos de tomar sus ganancias fuera del país – no es que la cantidad de dinero se esté haciendo en el actual clima.

Pero el señor Scioli no dio indicios de que iba a reformar ese sistema, probablemente debido a problemas de liquidez Argentina todavía está excluido de los préstamos en los mercados internacionales de capital, y está tratando desesperadamente de detener divisas que se filtren fuera del país.

Lo que prometió era que él iba “poco a poco” a reducir la inflación a niveles de un solo dígito, “pero nunca a expensas de un ajuste a nuestras políticas de inclusión social, y con más y mejor crecimiento en su lugar”.

Esa promesa esquivó la controversia de larga duración sobre el nivel “real” de la inflación en la Argentina. Estadísticos del país cambiaron su método de cálculo de las alzas de precios el año pasado, debido a que sus cifras habían perdido credibilidad.

Sin embargo, el índice oficial revisado sigue mostrando la inflación anual no superior al 14,7%, mientras que un grupo de expertos consultados por Consensus Economics calcula que la tasa real ha de ser casi dos veces más alta, al 26,5%.

Perdiendo fuerza?

Bajo el kirchnerismo, el Estado ha ejercido un mayor control sobre la economía, incluyendo la imposición de fuertes impuestos a las exportaciones agrícolas, lo que ayudó a engrosar las arcas públicas y pagar por los programas sociales durante el auge mundial de los productos básicos.

Argentina es el segundo mayor exportador de maíz, y el tercer mayor exportador de soja del mundo, pero el mercado es más precario de lo que solía ser, y los altos aranceles nunca han sido populares entre los agricultores.

Con ese modelo económico perdiendo fuerza y ​​las reservas en moneda extranjera sigue siendo baja, podría decirse que es hora de un cambio. Al menos, eso es lo que el candidato presidencial de la oposición principal, el Sr. Macri, mantiene.

Mauricio Macri

Mauricio Macri es el principal rival para el gobierno

No sólo el señor Macri quiere reducir el papel del Estado en la economía, sino que también tiene mucho interés para el desguace de los controles de divisas del país, y que sea mucho más fácil para los argentinos para cambiar sus pesos locales a dólares estadounidenses – un movimiento popular en un país donde la clandestinidad de dólares bajo el colchón ha sido tradicionalmente la manera preferida de ahorro en los tiempos difíciles.

Sin embargo, esta política probablemente implicaría una devaluación del peso y sin duda requerirá un aumento sustancial de las reservas de divisas del banco central.

La única forma de hacerlo a toda prisa sería emitir nuevos bonos en los mercados monetarios internacionales, que Argentina no puede hacer, mientras que sigue siendo un paria internacional, debido a incumplimientos anteriores.

Eso significa que tendría que llegar a un acuerdo con los Estados Unidos los fondos de cobertura que la presidente Kirchner llama “fondos buitre”. Estos fondos compran bonos “distressed” siguiendo el default de  2001-02 de la Argentina, y continúan insistiendo en que se pague el valor nominal total.

El Sr. Macri quiere hablar con los fondos de cobertura, mientras que el Sr. Scioli se negaría.

Temores de contracción

Mientras el debate político hace estragos, la economía argentina al parecer ha estado disfrutando de un modesto pick-up.

Las cifras del PIB oficiales del país son ampliamente vistos como siendo tan poco fiables como sus datos de inflación. Pero Capital Economics cree que la economía volvió a crecer en el período de abril a junio de este año, por primera vez desde 2013.

La inflación argentina

La inflación sigue siendo un problema en Argentina

“Sin embargo, esto parece haber sido en gran parte debido a un desprendimiento agresivo de la política fiscal, que tendrá que ser revertida tras las elecciones de octubre”, dice Edward Glossop, economista de mercados emergentes de la consultora de investigación.

“Esperamos que la política fiscal y monetaria más restrictiva impulse la economía de nuevo en recesión el próximo año.

“En total, mientras que la economía puede ganarse un crecimiento en torno al 0,5% este año, se espera que se contraiga un 1% el próximo año – aunque las cifras oficiales no puede decir eso.”

¿Y cómo es todo esto que afecta a los argentinos comunes? Bueno, de acuerdo con un informe reciente en el diario El Cronista del país, cerca de la mitad de todos los trabajadores en Argentina ganan poco más que el salario mínimo – es decir, que reciben 6.500 pesos (453 £, $ 692) o menos al mes.

Gane quien gane las elecciones presidenciales – y como están las encuestas, el Sr. Scioli bien podría hacerse en la primera ronda de votación – un gran número de personas no puede ver una gran mejora en el corto plazo.

BBC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s