Psicofísico para todos (y todas) ☺

Alejandro BorenszteinAlejandro Borensztein

Dicen los científicos que a partir de los 14 años de edad las neuronas comienzan a morirse a un ritmo de tres millones y medio por año, y no se reemplazan nunca más.

O sea que un tipo de 97 años, ya ha perdido unos 290 millones de neuronas.

Esta es la cuenta que debe haber hecho el Jefe de Gabinete y reconocido doctor en Neurología Aníbal Fernández, para afirmar que el Juez de la Corte Carlos Fayt, que ya cumplió 97 años, “podría estar incurriendo en mal desempeño como consecuencia de la posible disminución de su capacidad en virtud de su avanzada edad”.

Del mismo ateneo participaron la neuróbióloga y jefa del bloque de diputados Juliana Di Tullio y el neurocirujano Carlos Kunkel, famoso porque en sus años mozos, en lugar de usar el bisturí, te trepanaba el marulo con una 9 milímetros.

Para confirmar el diagnóstico, estas eminencias médicas reclamaron que el Juez Fayt salga a la calle y demuestre que está hecho un pibe.

Con el tornillo que hace, apuestan a que el hombre se agarre una pulmonía, se quede seco en la vereda y luego así poder intentar el asalto final a la Corte, que es el único plan que les queda para tratar de zafar del quilombo que se les viene encima. En realidad, antes que tratar de manipular a la Justicia, era más fácil portarse bien en la vida y evitarse problemas, pero… son kirchneristas.

La maniobra no es tan simple. La historia demuestra que estas cosas, al gobierno suelen salirle mal. De los creadores de “tienen 90 días para buscarse otra empresa porque Fibertel no existe más” (Julio De Vido, agosto de 2010) ahora llega un nuevo éxito: “el país necesita una Corte más amplia”.

¿Es la eventual falta de lucidez del Doctor Fayt lo que realmente preocupa al gobierno? No lo creo. Si el juez, con sus 97 años, saliera al balcón en calzoncillos con un Fernet en la mano, gritando que Boudou actuó de buena fe, que lo de Hotesur es un pequeño error del contador, que el kirchnerismo nunca cometió abusos de poder, que lo de Irán estuvo fenómeno y que el gobierno no le hizo nada malo a Nisman, nadie lo estaría cuestionando. Pero no es el caso.

El problema es que este Juez se niega a entrar en razones y es muy difícil apretar a un tipo de 97 años. No pudieron ni Milani, ni Stiuso, ni Parrilli, ni ninguna otra figura de la inteligencia kirchnerista. Ni siquiera Orlando Barone.

Además, se sabe que el paso de los años no siempre significa menor capacidad de producción o entendimiento. Al contrario. El gran arquitecto brasileño Oscar Niemeyer trabajó hasta los 102 años (murió a los 104) y nuestro gran Mario Roberto Álvarez lo hizo hasta los 98 años. Mi maestro y jefe Clorindo Testa siguió en su estudio hasta los 91. Si prefieren no hablar de arquitectos, mi querido abogado, consultor y guía Don Bautista Kuyumdjian sigue derrochando sabiduría con sus 95 años, todo un ejemplo de vida. Y no son los únicos.

La edad puede significar poco y nada a la hora de evaluar la integridad y capacidad de una persona. Con una mano en el corazón ¿Quién cree usted que tiene mejores neuronas, Fayt o Capitanich? Para tratar de humillar al juez, el gobierno ha pedido que le hagan un examen psicofísico. Caramba. Qué idea peligrosa. Esta gente siempre metiéndose en problemas. Pedir un psicofísico para ver si un funcionario está apto puede llegar a ser un gravísimo error. ¿Y si la idea prende? Cuánto tiempo tardaría en aparecer un pícaro que diga “vamos a hacerle el psicofísico a Timerman, a ver qué pasa”. Una catástrofe.

¿Se imaginan la escena de un tordo interrogando al ministro de Economía? “Dígame Axel, cuántos pobres hay en el país?”. Y el tipo contestando, como el mes pasado: “No sé, ni me interesa”. Chau Kicillof. Lo declararían no apto ahí mismo. ¿Se imaginan a Moreno cara a cara con el psicólogo? “Discúlpeme Moreno, cuánto es la inflación?” Mucho antes de que el Guille saque el chumbo y conteste 9%, le pondrían un chaleco de fuerza y a otra cosa.

Los resultados podrían ser devastadores. Tal vez, descubriríamos que Boudou todavía tiene muchas neuronas, y en muy buen estado. ¡¡Pero todas a nombre de Vanderfrula!!

Por eso creo que el gobierno no debería fogonear semejante idea. A menos que quieran usar los psicofísicos para chequear reservadamente la estabilidad emocional de alguno de sus propios cuadros. Por ejemplo, el estado mental del tipo que dijo, “Che tengo una idea, ¿y si ponemos de compañero de fórmula de Recalde al militante radical Santoro?”. “Dale” dijo otro, y ahí pusieron de candidato a Vicejefe de la Ciudad de Buenos Aires por el kirchnerismo a un tipo que escribió los siguientes tweets (anoten que no es chiste):

“La diferencia que hay entre Néstor y Cristina es la diferencia que hay entre la bolsa de Miceli y los bolsos de Lázaro” (opus 65, el 31/7/2013).

“Ahora entiendo para que querían avanzar con la justicia los K! Le querían manotear la balanza para pesar la guita q se chorean!!” (opus 48, 15/4/2013).

“Cristina no tiene que morirse para ser billete, lo puede hacer ahora con Bolodou” (opus 26, el 26/7/2012).

Y hay muchos más. El de la Presidenta y Bergoglio, no lo cuento por pudor. ¿Como se justificó el tipo? Dijo que tenía bronca porque estaba celoso de lo bueno que era el kirchnerismo. ¡¡Un genio!!!

Contrariamente a lo que muchos piensan, el psicofísico de los estrategas electorales del FPV demostraría que son muy inteligentes. Pusieron en la fórmula a uno que hace años viene insultado al gobierno. Una idea genial del kirchnerismo porteño: salen a buscar el voto opositor porque con el voto oficialista les fue como el orto.

De todos modos, y como siempre le digo, amigo lector, lo importante no es el psicofísico de los que están sino de los que vienen. Estos ñatos no sólo ya se fueron sino que además no necesitamos ningún estudio para saber cómo tienen la cabeza. Si quieren, pidamos un test para cada uno de los candidatos. Aún así, no estoy seguro de que los resultados sirvan para algo.

Lilita Carrió también es candidata y anda diciendo que la Presidenta quiere llevarse puesta a la Corte, que quieren llenarla de jueces propios, que necesitan tapar sus negociados, que Aníbal es el capo de los narcos, que De Vido y los Kerner son socios y ladrones y, por si faltara algo, que a Nisman lo mandó a matar el gobierno.

Mejor no hagamos psicofísicos. No sea cosa que descubramos que Lilita, de loca, no tiene nada.

Clarin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s