Papa Francisco: No me espíes, Argentina

Poderosos espías argentinos utilizan para realizar escuchas telefónicas a supuestos enemigos de los presidentes Néstor y Cristina Kirchner. Entre sus objetivos: el hombre que ahora es el pontífice.

BUENOS AIRES-Antes de su misteriosa muerte el mes pasado, el fiscal argentino Alberto Nisman trató de arrojar luz sobre uno de los episodios más sombríos de la historia de su nación: el atentado de 1994 del Centro de la Comunidad Judía conocida como AMIA que mató a 85 personas.

Ahora, la muerte de Nisman (Un suicidio? un asesinato?) parece estar derramando luz sobre algo no menos sombrío: un gobierno subterráneo de Argentina, un estado paralelo inexplicable siniestro en el que espías operan con impunidad.

Y como si esto escandaloso asunto fuera poco chocante, un nombre sorprendente ahora ha salido a la superficie en relación con ella: nada menos que Francisco, el ex cardenal Jorge Bergoglio de Buenos Aires.

“Bergoglio me dijo muchas veces que sus teléfonos estaban intervenidos”, Gustavo Vera, miembro del consejo de la ciudad y un amigo personal del Papa, le dijo a The DailyBeast. “Incluso cuando fui a visitarlo, él solía encender la radio para codificar nuestras voces. Él me decía, ‘Hay micrófonos en todas partes. Cuidado con lo que dices, porque la línea te escucha”, recuerda Vera.

Otra fuente argentina cercana al Papa y al Vaticano resta importancia a la gravedad de la demanda, pero no descarta la posibilidad de que Bergoglio, como cardenal, “fue interceptado por el Servicio de Inteligencia, aunque nunca lo mencionó.”

Vera afirma que a partir de 2005, si no antes, Bergoglio estaba bajo vigilancia electrónica. Es de suponer que terminó en 2013, cuando fue elegido al papado, pero cubre un período de tiempo que coincide con un fuerte deterioro en las relaciones entre el gobierno primero bajo la presidencia de Néstor Kirchner y luego su viuda, la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner- y la Iglesia Católica Argentina.

A principios de 2005, el ministro de Salud de Argentina, Ginés González García propuso la despenalización del aborto.El capellán militar, monseñor Antonio Baseotto, respondió aludiendo a un versículo del Evangelio: “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiese en lo profundo del mar.- Mateo 18:6 . “En reacción, el entonces presidente Néstor Kirchner despidió al capellán.

Un sucesor de monseñor nunca ha sido nombrado, dejando fuerzas armadas de la Argentina sin ninguna figura religiosa, y esto cuando la Iglesia Católica es la única fe permitida de proporcionar orientación espiritual a los miembros de las fuerzas armadas. Ningún otro funcionario religioso puede incluso tener acceso a los cuarteles, a pesar de la presencia de soldados y oficiales que profesan otras religiones.

La situación empeoró cuando más tarde ese mismo año, 2005, el presidente Néstor Kirchner se dio cuenta para su consternación que Bergoglio había sido un cercano segundo lugar en el cónclave que seleccionó al papa Benedicto XVI.

Tras esa revelación, los seguidores de Kirchner comenzaron una campaña pública dirigida contra Bergoglio. En particular, el periodista Horacio Verbitsky acusó al cardenal de ser cómplice de los crímenes cometidos durante la sangrienta dictadura de Argentina de 1976 a 1983, e incluso de haber entregado a los militares dos compañeros jesuitas. (Irónicamente y esto es importante, ya que uno de los secuestrados jesuitas más tarde reconoció , eran las dos únicas personas que sobrevivieron de 6.000 secuestrados y “desaparecidos” por la misma unidad de la Armada Argentina.)

En 2005, rompiendo con sus predecesores, el presidente Néstor Kirchner y su esposa Cristina Kirchner dejaron de asistir a la misa anual Te Deum celebrado cada 25 de mayo, día nacional de la Argentina, en la Catedral de Buenos Aires.

Es difícil exagerar hasta qué punto Argentina es-y, posiblemente, ha sido siempre, un estado policial. Periodistas, académicos y muchos otros asumen habitualmente que sus teléfonos están intervenidos. No sorprendería a un solo argentino oír que Francisco, cuando era el cardenal Bergoglio, fue puesto bajo vigilancia electrónica.Pero la nueva pregunta puesta de manifiesto por la muerte de Nisman es quiénes dieron a los espías esas órdenes.

En el momento de su muerte, Nisman iba a comparecer ante el Congreso argentino, donde fue programado para testificar sobre los cargos que planeaba presentar en contra de Kirchner, su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, y varios otros altos funcionarios.

La investigación de Nisman se basó en gran medida en material de inteligencia recopilada por los organismos internacionales, incluida la CIA y el Mossad, que le llega a través de la mesa de Antonio “Jaime” Stiuso, el legendario director de contrainteligencia, a quien Kirchner despidió en diciembre pasado. Ella lo acusó, entre otras cosas, de estar demasiado estrechamente aliado con Nisman, quien sospechaba que estaba construyendo un caso en su contra.

Con muy buena razón: después que Nisman murió sus acusaciones específicas se hicieron públicas, acusando a Cristina Kirchner, quien ganó la presidencia en 2007, de participar en un encubrimiento masivo de mano de Irán en dos actos de terror que sacudió a Buenos Aires a principios del 1990, y dejó más de 110 ciudadanos muertos, el atentado a la AMIA, y dos años antes de eso, un ataque a la embajada de Israel.

El viernes, casi un mes después de la muerte de Nisman, Cristina Kirchner fue acusada formalmente . Los funcionarios del gobierno respondieron acusando a las autoridades judiciales de ser parte de un “golpe de Estado judicial”.

Ahora es temporada de caza de Stiuso, que durante mucho tiempo se ha temido como un personaje sobrío de J. Edgar Hoover. El amigo del Papa Gustavo Vera afirma que Stiuso tocó todas las comunicaciones dentro y fuera de las oficinas y la residencia del entonces cardenal Bergoglio en nombre de los Kirchner, que consideraban al cardenal hostil a sus políticas.

Stiuso, el agente de inteligencia, y Nisman, el fiscal, se conocían desde principios de 1999, cuando colaboraron en otra investigación. Durante los 10 años que Nisman encabezó la causa AMIA, su trabajo fue “nutrido”, como le gustaba decir, por los informes de inteligencia y escuchas telefónicas, algunas de las cuales finalmente sirvieron para incriminar a la presidenta Cristina Kirchner.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo argentino declaró públicamente su desconfianza de Stiuso ya a mediados de 2013, y comenzó, por su propia recopilación de inteligencia, utilizando Inteligencia del Ejército en lugar de la Secretaría de Inteligencia encabezada por Stiuso. Desde entonces, ella ha cerrado la Secretaría en conjunto.

Aliados de Kirchner han sido contundentes acerca de sus motivos. Están fuera para demostrar que a finales del Fiscal Nisman fue de alguna manera fue engañado por los espías en general y Stiuso específicamente en hacer acusaciones contra la presidente y el ministro de Relaciones Exteriores. “Queremos saber qué parte de la mafia que todavía existe en Argentina llevó a Nisman a su determinación”, declaró Julián Domínguez, un cercano aliado de Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, un día después de la muerte de Nisman. “Estamos seguros de que hay algunos sectores de la inteligencia, el último reducto de falta de transparencia, que ejerce presión sobre los oficiales de la corte.”

El Vaticano ha mantenido silencio sobre el asunto y sobre las revelaciones de Vera relativas a la historia del Papa siendo víctima de espionaje. Presumiblemente, Francisco esté orando por Argentina.

thedailybeast.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s