Nuevo Compañero Presidente en camino – ☺

Este año vamos a tener nuevo Presidente, nuevo Vicepresidente, nuevo Jefe de Gabinete, nuevos Ministros, nuevos Secretarios de Estado, nuevo Jefe de Gobierno de la Ciudad, nuevo Vicejefe, nuevo Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, nuevo Vicegobernador, nuevos gobernadores de varias provincias más, nuevos intendentes, y una ponchada de nuevos diputados y senadores. De nosotros dependerá que todos estos tipos nuevos no sean los mismos ñatos de siempre.

Este párrafo fue en masculino, pero ellas también están incluidas.

No digo que hoy no haya buenos dirigentes. De hecho una buena parte lo es, pero una lavadita de cara a la política nacional no nos vendría nada mal. Obviamente, entre las nuevas adquisiciones, la más importante será la del nuevo Compañero Presidente.

Nadie pretende un Presidente que sepa aprovechar cuando sopla viento de cola, que entienda el mundo, que recupere el estado de derecho, que le guste la democracia y que entierre para siempre esa simpática veta autoritaria nacional.

Mucho menos un tipo que erradique abruptamente la corrupción, que en el fondo es un tema menor y viene de lejos. Esta gente que tenemos hoy no fueron los primeros chorros que caminaron por la Rosada. Alcanzaría con ir bajando el choreo de a poquito, con humildad. No se puede pasar de Lázaro Báez a Margarita Stolbizer de un día a otro. Todo debe ser “en su medida y armoniosamente”, como decía el Compañero Kirchner.Sin embargo, lo que sí es muy importante, es que al nuevo Presidente el laburo le quede cerca. Que sea un Presidente de la zona. Paso a explicar.

Por ejemplo, la actual Presidenta vive en Olivos, pero se raja los fines de semana a El Calafate, “su lugar en el mundo”. Obviamente, nadie pretendería que vaya y venga en bondi. Por lo tanto, y como corresponde, va en el avión presidencial. Podría haber usado los aviones de Aerolíneas, pero como va y viene con su perra Lolita, no se la hubieran dejado subir. En cambio ahora podría hacerlo porque Ella cerró el año anunciando al país que, gracias al único proyecto nacional del campo popular, de aquí en más, se podrá subir con mascotas a los aviones de Aerolíneas Argentinas.

Se permitirán 4 mascotas por avión (3 en clase económica y 1 en clase ejecutiva) y deberán ser ubicadas por su dueño debajo del asiento delantero. O sea que te tomás un vuelo a Jujuy y volás dos horitas sabiendo que el pasajero que tenés detrás tuyo te acaba de enchufar, por ejemplo, un gato debajo del asiento.

Tal vez sea un gato para la liberación, pero es un gato al fin, que hace pis, caca, miauuu, vomita, ventea, araña, y por ahí te tira un zarpazo en los talones, todo debajo tuyo, atrás de tus patitas. Todavía la medida no entró en vigencia y ya cotiza a una luca la reventa, entre pasajeros a bordo, de asiento libre de mascota cercana.

Volviendo al tema, para viajar a El Calafate o Río Gallegos vienen usando el Tango 01, un Boeing 757/200 que carga 43.490 litros de nafta para alimentar los dos motores Rolls-Royce RB211. Suena caro pero con la baja del 5% en el precio de los combustibles, más otro 5% de descuento si sos socio del ACA y cargás YPF, más el 4% de devolución del IVA si pagás con tarjeta de débito, no es tan grave. Es cuestión de rebuscárselas un poco y listo.

Volar el Tango 01 cuesta no menos de 10.000 dólares la hora. Con viento a favor, a El Calafate le pone 3 horas de ida y otras tantas de vuelta. O sea que cada finde les cuesta un mínimo de 60.000 dólares (digo “les” en lugar de “nos” para que usted, amigo lector, no se pegue un tiro en los huevos ya mismo).

Calculando dos fines de semana por mes, son alrededor de 25 viajes por año. En 12 años de kirchnerismo, son 300 viajes. A 60 lucas verdes el finde, se patinaron… 18.000.000 de dólares, solo de avión dominguero. Todo esto sin contar la cantidad de veces que durante la década ganada habrá retumbado la frase “si no podés venir conmigo en el Tango 01, no te preocupes. Venite más tarde en el Tango 02”.

Yo no quiero angustiar a nadie, pero un vuelo a París en la primera clase de Air France, la famosa “Première” que es una minisuite de la ostia en un Boeing 777/300, te sale 19.000 dólares. Ponele 20.000, con la propina. A eso sumale dos noches en el Ritz, son 10.000 dólares más (allá te dejan entrar con perros así que, para Lolita, el Ritz está fenómeno). Total: 30 lucas verdes el finde, a todo trapo. O sea, la mitad que El Calafate.

Si nuestra Presidenta se hubiera ido los fines de semana a pasear a París, en primera y al Ritz, nos ahorrábamos… 9.000.000 de dólares!!! Sin contar que alguno de los viajes se los podría haber garpado Tío Lázaro, en cuyo caso nosotros nos ahorrábamos algo más, y ellos se evitaban el quilombo de los hoteles, los retornos y todo eso.

La realidad es que si “su lugar en el mundo”, en vez de El Calafate, hubiera sido una quinta en Tortuguitas, seguramente el hospital de Rio Gallegos tendría un tomógrafo funcionando como Dios manda.

Esto no es nuevo. Recuerden que antes del menemismo kirchnerista tuvimos diez años de menemismo menemista. Menem se hizo construir una pista en Anillaco para que aterrizara el Tango 01 y, si hacía falta, también el Air Force One.

Cuando el periodismo monopólico deschavó la pista, el gobierno salió a decir que era para los aviones que transportaban aceitunas (dijeron eso, lo juro por Dios, hay videos). Como ven, todos los gobiernos tienen un Capitanich.

Conclusión: es fundamental elegir un Presidente que tenga una casita cerca para los fines de semana. Cañuelas, el Delta, Moreno, lo que sea.

En eso, Macri, Scioli o Massa son perfectos. Stolbizer también, vive en Morón y con un par de remises andaría fenómeno. Con Randazzo en Chivilcoy, zafamos. Con Lilita, no tendríamos problemas porque los fines de semana se la pasa en la Basílica de Luján (ahora, de lunes a viernes “fasten seat belt” y agarrate Catalina).

Con el resto hay que tener cuidado. De Santa Fe para allá, ya es otro billete. Urribarri de Entre Ríos, Binner de Santa Fe, De La Sota de Córdoba, Sanz y Cobos de Mendoza. Ni te cuento Urtubey, que va a querer rajarse los fines de semana a Salta.

Son todos grandes candidatos, pero si quieren ser presidente, más vale que se alquilen una casita en un country de Pilar y no rompan las pelotas.

Empecemos por exigirles algo. Después, que esta vez sean democráticos, idóneos y honestos, lo iremos viendo más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s